Archivo

PREACUERDO EN MANEJO DE TEATRO CULTURAL

La protesta inició a las tres de la tarde cuando unos 50 jóvenes artistas ingresaron al teatro municipal para protestar por el contrato que la Alcaldía firmó con la ONG Corporación de Profesionales de Colombia (Coresprocol), del orden cristiano, para el manejo de este escenario durante cinco años.

06 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

La protesta inició a las tres de la tarde cuando unos 50 jóvenes artistas ingresaron al teatro municipal para protestar por el contrato que la Alcaldía firmó con la ONG Corporación de Profesionales de Colombia (Coresprocol), del orden cristiano, para el manejo de este escenario durante cinco años.

El contrato de arrendamiento 020 fue firmado el 17de junio del 2002 negando así la posibilidad de hacer de este espacio un punto de encuentro pluricultural, confirmando la política de privatización de los espacios públicos como ya había sucedido con el pozo de Hunzaúa , dijeron en un manifiesto los representantes de más de 15 organizaciones culturales de la ciudad.

Argumentaron que a pesar del Plan Decenal de Cultura, programa que enmarca la actividad cultural en el país, en Tunja no se conoce un Plan Municipal de Cultura y se nota la carencia de políticas culturales, reafirmadas con la falta de apoyo a los artistas.

Igualmente pidieron respuestas sobre qué ocurre con el Consejo Municipal de Cultura, los programas culturales para la ciudad y los mecanismos de adjudicación de los espacios públicos.

El grupo de jóvenes se manifestó mediante un acto simbólico cultural frente al teatro, al tiempo que el escenario servía para que el Secretario de Educación, Cultura y Turismo mediara entre Jorge Rojas, de la iglesia de Tunja, representados en la ONG Coresprocol y Edgar Rojas, pastor del Centro Cristiano con los delegados de las organizaciones culturales.

Al final de la noche el telón se cerró con un preacuerdo en el que la ONG Coresprocol dispondrá del espacio los días viernes sábados y domingos, mientras que los artistas trabajarán de lunes jueves, mientras se define la situación jurídica del contrato.

Habrá un adecuado uso del teatro, con solicitud por escrito de la Secretaría de educación.

Igualmente, el municipio se compromete a hacer revisión jurídica del contrato de arrendamiento y tomar las decisiones pertinentes. También dará trámite al derecho de petición instaurado por los grupos culturales y convocará en menos de 15 días al Consejo Municipal de Cultura para analizar la situación.

Al firmar el compromiso los grupos se comprometieron a respetar mutuamente sus espacios.

FOTO/Rodolfo González.

1- Con muestras artísticas, más de 15 organizaciones culturales de Tunja protestaron por el arriendo que hizo la Alcaldía de Tunja, del único teatro municipal, a una ONG evangélica, por cinco años.

2- La toma pacífica del Teatro Cultural de Tunja finalizó con un acuerdo temporal en el que los artistas y nuevos arrendatarios dispondrán organizadamente del recinto.