Archivo

CHUZAN A EMBAJADOR BULA

Los teléfonos de la embajada de Colombia en Caracas están chuzados y el gobierno venezolano tiene grabada una conversación en la cual el embajador Germán Bula estaría hablando mal del presidente Hugo Chávez.

21 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Los teléfonos de la embajada de Colombia en Caracas están chuzados y el gobierno venezolano tiene grabada una conversación en la cual el embajador Germán Bula estaría hablando mal del presidente Hugo Chávez.

Así lo asegura en su última edición Quinto Día, el semanario cercano al movimiento chavista Quinta República. Según el informativo, los teléfonos de la misión están intervenidos desde hace cerca de un año, cuando la Disip (policía política) decidió seguirles los pasos a tres personajes el embajador, el empresario Eduardo Fernández y el político opositor Fernando Ochoa Antich- que viajaron a un seminario en Bogotá, sobre las relaciones entre los dos países.

Quinto Día dice que a Bula se le fue la lengua cuando de hablar mal de Chávez se trata y agrega que los cuerpos de seguridad no le pierden la pista, lo siguen desde hace bastante tiempo y lo vinculan con grupos conspirativos .

El embajador le restó importancia a la denuncia y, en diálogo con EL TIEMPO, dijo que no puede existir una grabación donde supuestamente he hablado mal del presidente Chávez cuando no lo he hecho .

Por el contrario, añadió, cree que se trata de una maniobra de distracción para afectar las relaciones bilaterales. Aunque no dio nombres, en un acto de despedida que le organizó el diario El Nacional el viernes, dijo que dicha estrategia les permitiría a los interesados sortear dificultades domésticas invocando las trincheras de la patria .

Asimismo remarcó que no tiene conocimiento de que su teléfono o los de la embajada estén interceptados. No obstante, una persona cercana a la sede diplomática señaló que siempre se dice y se presume que esa no es la única embajada intervenida .

De otro lado, un funcionario del Palacio de Miraflores, consultado por este diario, comentó que el gobierno de Chávez destinó 9 millones de dólares para la adquisición de tecnología para interceptar comunicaciones. Hasta el cierre de esta edición, nadie en la Disip pudo confirmar esta versión debido a que el director de la misma, teniente coronel Miguel Rodríguez, se hallaba fuera de la oficina.

El editor de investigaciones del diario El Universal de Caracas, Francisco Olivares, uno de los periodistas que más trabajos ha realizado sobre el tema dijo que en Venezuela ha sido común que los gobiernos intervengan teléfonos como una manera de presión política.

Según Olivares, en el presente gobierno esa práctica ha crecido (ver recuadro), y señaló: aunque no tengo conocimiento de cuánto ha sido la inversión, sí sé que se ha adquirido nueva tecnología, principalmente para la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) .

Casos recientes.

En Venezuela hay una ley que establece que para interceptar una comunicación se requiere del permiso de un juez y castiga a quien realiza o difunde una grabación de este tipo. Sin embargo, varios miembros del oficialista Movimiento Quinta República han presentado en la propia Asamblea Nacional videos de estas características.

Y aunque han sido muchos los escándalos por este tema, y no solo en este gobierno, los casos más sonados durante la administración del presidente Hugo Chávez tienen que ver con temas de conspiración.

Quizá el más sonado fue el de una charla entre el ex presidente Carlos Andrés Pérez y el presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega, que presumiblemente hablaron de la caída de Chávez.

Luego se conoció otro en el que la periodista Patricia Poleo habla con una fuente militar sobre un video de los llamadoscomacatesi (grupo de coroneles, mayores, capitanes y tenientes, que aseguraron que enfrentarían al gobierno), y hace poco más de una semana el de una charla entre un ex dirigente de Acción Democrática y Luis Miquilena, ex ministro de Chávez y ahora en la oposición que presumiblemente se referían a un posible pago a una magistrada del Tribunal Supremo de Justicia.

Pese a que existen demandas como las que interpusieron Carlos Ortega y Patricia Poleo no hay ninguna investigación en marcha.

FOTO.

Germán Bula le entregará en los próximos días a María Angela Holguín la embajada de Colombia en Caracas.