Archivo

PUEDE UN ECONOMISTA SALVAR UNA CANDIDATURA

Ayudará la designación de un importante economista de la Universidad de Princeton a tranquilizar a los inversionistas sobre uno de los candidatos a las elecciones brasileñas aun cuando el candidato aseguró que le importa un bledo el mercado ?

21 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Ayudará la designación de un importante economista de la Universidad de Princeton a tranquilizar a los inversionistas sobre uno de los candidatos a las elecciones brasileñas aun cuando el candidato aseguró que le importa un bledo el mercado ?.

Diseñar un programa económico coherente es la tarea que tiene por delante José Alexandre Scheinkman, el último intelectual brasileño residente en Estados Unidos en sumarse a la campaña de Ciro Gomes. Para lograrlo, Scheinkman tendrá que reconciliar los puntos de vista del mentor y estratega de campaña de Gomes, Roberto Mangabeira Unger, un profesor de leyes de la Universidad de Harvard que deslumbra a sus oyentes con su dominio de la teoría política pero aleja a algunos inversionistas con observaciones antimercado y políticas vagas.

Gomes ha alcanzado un sólido segundo lugar en las encuestas sobre las elecciones del próximo 6 de octubre, ubicándose en posición para una segunda vuelta contra Luiz Inácio Lula da Silva, candidato de izquierda.

Los inversionistas extranjeros se muestran inquietos ante ambos candidatos, pero Gomes, un ex alcalde, gobernador y ministro de Hacienda de 44 años, es considerado menos predecible. Su coalición, Frente de los Trabajadores, incluye un ecléctico apoyo de importantes políticos regionales liberales y conservadores. Gomes continúa sin dar su apoyo explícito al paquete de rescate por US$30.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Scheinkman añade peso económico a una campaña que ha perturbado a los mercados, tanto por los comentarios contradictorios acerca de la delicada carga de deuda pública de Brasil como por los muy publicitados arrebatos de Gomes, como el de la semana pasada en una cena en SPaulo con banqueros y empresarios.

El lunes, después de que otra encuesta mostrara malos resultados para el candidato oficial y favorito de los inversionistas, José Serra, los mercados brasileños repuntaron, un hecho que los operadores atribuyeron a la incorporación de Scheinkman al equipo de Gomes.

Desde su hogar en Nueva York, Scheinkman desestimó el cumplido diciendo que los mercados se mueven y luego buscan una excusa . Sin embargo, su familiaridad con las finanzas internacionales llenará un vacío en la campaña de Gomes. Antes de llegar a la Universidad de Princeton, Scheinkman presidió el departamento de economía de la Universidad de Chicago que se precia de tener varios Premios Nobel. Ganó experiencia directa de mercado como vicepresidente de estrategia financiera en Goldman Sachs & Co. La principal investigación académica de Scheinkman se ha basado en teoría económica y finanzas, pero ha participado en proyectos brasileños, incluyendo un estudio de McKinsey & Co. realizado en 1998 sobre la productividad de Brasil.

En un momento de agudizada retórica electoral que se lamenta del poder del capital extranjero, Scheinkman dice que soy alguien que entiende la utilidad y limitaciones de los mercados financieros .

Igual de importantes son sus ideas de mayor apertura económica para estimular el crecimiento y reducir la enorme brecha de ingresos en Brasil. Scheinkman favorece la liberalización comercial, en lugar de la política industrial respaldada por el Estado, para duplicar las exportaciones del país. Al igual que Gomes, apoya la reforma del sistema tributario para eliminar los impuestos regresivos y alentar a los trabajadores a regresar a la economía formal. Cree que incluso con las restricciones del FMI, Brasil puede llevar más dinero del gobierno hacia la inversión y la educación, en particular para la ciencia y la tecnología, reproduciendo programas universitarios reconocidos internacionalmente, como un programa de genética que se lleva a cabo en SPaulo. Crear centros de excelencia como ése debería ser la base de cualquier política industrial , dice.

Scheinkman presentó sus ideas al Partido de los Trabajadores de Da Silva en julio, pero Gomes se mostró más entusiasmado. Y agrega que Gomes le aseguró que, de ser elegido, mantendrá el actual superávit presupuestario de Brasil y no incurrirá en una cesación de pagos de su deuda. Gomes ha preocupado a los inversionistas al hablar de una reprogramación voluntaria de las obligaciones de la deuda de Brasil. Pero Scheinkman dice que entiende que el costo es muy alto para cualquier cosa que parezca una reestructuración de la deuda .

Los inversionistas dicen que esperan que la contribución de Scheinkman sea significativa, y que no sea sólo un envoltorio para el populismo que muchos ven en Gomes y en su mentor de Harvard, Unger. Scheinkman reconoce que hay desavenencias entre él y Unger. Pero agrega que tanto Unger como yo provenimos de una tradición de tener ideas, discutirlas y permitir que las mejores ganen .