Archivo

SIN SUBSIDIO O CON UN NUEVO IMPUESTO

Si el gobierno replanteara la fórmula de liberación de los precios de la gasolina y los llevará a la realidad del comercio de Colombia, quedaría en evidencia que hoy en el país se paga una gasolina más cara que si la tuvieran que importar.

20 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Si el gobierno replanteara la fórmula de liberación de los precios de la gasolina y los llevará a la realidad del comercio de Colombia, quedaría en evidencia que hoy en el país se paga una gasolina más cara que si la tuvieran que importar.

Con esa premisa el senador, Hugo Serrano, indicó que si lo que se quiere es crear un nuevo impuesto a la gasolina, para subsidiar a la gente que lo necesita, esta bien, pero que se le diga la verdad al país y no se pinte un desmonte de subsidios que no existe.

Técnicamente, un subsidio es cuando el gobierno destina una partida de recursos del presupuesto para cubrir el costo real de un bien o servicio, y en el caso de la gasolina esto no sucede.

Según lo expuesto por el ministro de Minas y Energía, Luis Ernesto Mejía, en gasolina lo que pasa es que si Ecopetrol vendiera en el mercado internacional la gasolina que produce el valor sería mayor, es decir que se busca recuperar vía alzas, un costo de oportunidad.

Y según el presidente de Ecopetrol, Isaac Yanovich, la venta no sería de 1.473,74 pesos sino 687 pesos más.

Aquí es donde están las grandes diferencias: el costo de importarla sería de 1.430 pesos por galón, según las cifras del senador Serrano; pero el gobierno habla es del costo de venderla en el exterior y por las cifras de Ecopetrol, esto significa que cada galón costaría 1.933,60 en las refinerías.

El valor que entrega el congresista resulta del precio de comprar en Venezuela y el valor de Ecopetrol resulta de dividir las ventas totales de gasolina de Ecopetrol en el primer semestre por el valor del dólar, así se obtiene un precio promedio del galón, no exacto.

Mensajes: cesgir@portafolio.com.co.

Los cambios que propone Serrano.

El congresista argumenta que son tres los cambios que hay que realizarle a la fórmula de la gasolina:.

1 La fórmula de liberación de los precios de la gasolina parte de la cotización del galón del combustible en Golfo de México que hoy está a 0,70 centavos de dólar (1.854 pesos, con dólar a 2.648,77). Sin embargo, Colombia nunca importa del Golfo porque es muy lejos, más caro y no es conveniente.

Por ello se debería tomar en la fórmula el precio del lugar donde Colombia compra, es decir el de Venezuela. Estos combustibles son más baratos que en golfo y su transporte por cercanía es más económico.

2 Así las cosas habría que quitar de la fórmula el arancel de importación, porque en el comercio binacional con Venezuela no hay arancel.

3 Revisar los costos de las refinerías colombianas.

Aplicando esa fórmula, el resultado es que el precio del galón en refinería nacional debería ser de 0,54 centavos de dólar o 1.430 pesos por galón (con dólar a 2.648,77 pesos) es decir no hay ningún subsidio que desmontar.

Aunque el congresista insistió en que es amigo de conseguir recursos para las clases que lo requieren, es necesario que el gobierno empiece a decirle al país las cosas como son.

De hecho, concluyó:nos quieren poner un nuevo impuestoi La política oficial.

El ministro de Minas y Energía, Luis Ernesto Mejía y el presidente de Ecopetrol, Isaac Yanovich, no hablan de lo que cuesta importar sino de lo que se deja de recibir al vender el producto en el exterior.

En este sentido entre enero y junio de este año, el país exportó 71.000 barriles de gasolina, a los mercados de Estados Unidos y el Caribe, una división simple arroja que el valor promedio del barril fue de 30,98 dólares (82.060 pesos).

Es decir, que el galón de gasolina Ecopetrol lo vende a 0,73 dólares, en ese mercado. Con esos datos, hoy un galón de exportación en la puerta de la refinería tendría un costo de 1.933,60 pesos, con dólar a 2.648,77 pesos.

Hoy el precio de la gasolina para ser distribuida en el país es de 1.473,74 en la puerta de la refinería.

Esa diferencia entre el precio al que se vende en Colombia y el que se tiene en el mercado internacional es la que el Ministro Mejía, llama el costo de oportunidad que el país está dejando de percibir.

Y es ese el margen que el gobierno quiere emplear para trasladarlo a los estratos 1, 2 y 3 en energía, salud y educación. Según el titular de Minas y Energía, los recursos no engrosarían las arcas del presupuesto del Estado sino que irían directamente a cubrir esos subsidios.