Archivo

CANAL U, EL JOVEN PROFESOR

De dos horas diarias de programación en 1999 el Canal Universitario de Antioquia, Canal U, pasó a 12. Constantemente renueva su imagen con lemas que buscan atrapar a la juventud y además de los programas que producen convocan carreras, conciertos y conferencias. Luego de 67.000 horas de programas emitidos tiene una identidad propia, una imagen reconocible que combina sus producciones con las realizaciones académicas de los socios que lo conforman: las universidades Nacional, de Antioquia, Cooperativa de Colombia, de Medellín y el Sena.

21 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

De dos horas diarias de programación en 1999 el Canal Universitario de Antioquia, Canal U, pasó a 12. Constantemente renueva su imagen con lemas que buscan atrapar a la juventud y además de los programas que producen convocan carreras, conciertos y conferencias.

Luego de 67.000 horas de programas emitidos tiene una identidad propia, una imagen reconocible que combina sus producciones con las realizaciones académicas de los socios que lo conforman: las universidades Nacional, de Antioquia, Cooperativa de Colombia, de Medellín y el Sena.

Constatemente, el canal renueva su imagen con lemas que buscan atrapar a la juventud.

Veo el canal en ascenso. Hemos evolucionado en la consolidación de un estilo visual y en un lenguaje hablado. Ha habido continuidad en el esfuerzo y la propuesta y de tanto insistir tenemos identidad en el Valle de Aburrá , dice Juan Diego Mejía, director del Canal.

Para las universidades dar clase por televisión ha sido un reto y un aprendizaje en el que han tenido que crear todo un lenguaje y un grupo de trabajo, porque antes no se sabía hacer, según explica Berta Lucía Gutiérrez, jefe del Departamento de Servicios Audiovisuales de la Universidad de Antioquia.

Allí producen Bajo Palabra, curso de lengua materna que ella y el director del Canal califican como exitoso.

Es exitoso porque la Universidad lo insertó dentro del currículo y es multimedial. Los estudiantes van a la página en la Internet, hacen chat, tienen asesorías personalizadas y colectivas, y usan material escrito. La sola televisión no funcionaría dice Gutiérrez.

El éxito se demuestra porque los estudiantes obtienen iguales o mejores resultados que quienes reciben clase de la manera tradicional.

Pero tal vez lo más sorprendente es la Cátedra Pedro Nel Gómez., programa realizado por la Universidad Nacional. Es una conferencia transmitida sin ningún tipo de puesta en escena. Pero en una evaluación externa, resultó ser uno de los mejores.

Parece incomprensible, pero cada vez lo vemos más claro. Yo me opuse a simplemente ponchar al conferencista, pero el crítico Omar Rincón, que evaluó los programas, nos dice que ese es el espectáculo de la inteligencia y no de la expresión corporal. Por eso es importante una cátedra donde alguien que sabe mucho hable: es el homenaje a la inteligencia , agrega Mejía.

Lo más curioso es que, precisa, no son pocas las peticiones de copias del programa. Mejía opina que los dos estilos de programación (el informal y el curricular), hacen buena pareja porque Canal U tiene señal abierta y esa es una manera de mantener audiencia.

Por su lado, Gutiérrez reconoce que las universidades aún trabajan cada una sola en la mayoría de los programas, pero piensa que deben llegar a trabajar unidos.

La idea es, por ejemplo, llegar a tener un noticiero para todas las universidades porque ahora cada una tiene el suyo y solo lo ven los de cada universidad , dice.

Foto:.

El escritor Juan Diego Mejía lleva tres años al frente del proyecto educativo de televisión Canal U.

Javier Agudelo / EL TIEMPO