Archivo

LÍO DE TES, PEOR DE LO ESPERADO

Las pérdidas asumidas por los inversionistas en Títulos de Tesorería (TES) pueden ser más grandes de los que hasta el momento se ha conocido y cada día aparecen nuevos damnificados del alza reciente de las tasas de interés de los papeles oficiales. (VER TABLA)

22 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Las pérdidas asumidas por los inversionistas en Títulos de Tesorería (TES) pueden ser más grandes de los que hasta el momento se ha conocido y cada día aparecen nuevos damnificados del alza reciente de las tasas de interés de los papeles oficiales.

(VER TABLA).

Para los analistas, lo sucedido hasta ahora puede ser incluso la punta delice-bergi de los problemas que hay en el mercado. Las pérdidas de los inversionistas institucionales (bancos, corporaciones financieras, fiduciarias, aseguradoras y comisionistas) son muy grandes y sólo se conocerán en la medida en que las reflejen en sus próximos balances.

Hasta el momento, dos firmas comisionistas de bolsa (Valores Unidos y Gabriel Ferrero y Cía.) han suspendido operaciones por su incapacidad de cumplir obligaciones.

Sin embargo, detrás de ellas hay otras firmas comisionistas independientes y bancarizadas, además de varias entidades financieras públicas y privadas que han registrado pérdidas multimillonarias en sus portafolios de inversión.

Entre algunos banqueros hay inconformismo por la decisión del Banco de la República de salir en ayuda de los comisionistas. Directivos de entidades bancarias comentaron que no se entiende cómo el Banco de la República les da la mano a las firmas corredores de bolsa y no lo ha hecho con otros intermediarios del sistema cuando lo han necesitado en situaciones similares.

"Lo justo es que los comisionistas tengan los mismos derechos que los bancos, pero también las mismas obligaciones", dijo un directivo bancario que pidió mantener su nombre en reserva.

Advirtió que en el mercado hay mucha desconfianza con varias firmas comisionistas de bolsa a tal punto de que "nadie quiere hacer operaciones con ellas".

Por su parte, el representante a la Cámara, Rafael Amador, advirtió que el Banco de la República debe explicarle al país por qué otorga privilegios a quienes se dedican a la especulación."Cuando las tasas bajaron esos especuladores ganaron y además recibían préstamos blandos del sector financiero" dijo el parlamentario. Agregó, además, que los dineros públicos no pueden utilizarse para enjugar pérdidas del sector privado. Amador anunció que citará a un debate a la junta directiva del banco central para que explique su política de ayuda a los comisionistas de bolsa.

Fuente del Emisor dijeron, por su parte, que al darles liquidez los inversionistas afectados por el alza de tasas se les da la oportunidad de hacer nuevos negocios. El riesgo está en que si nadie más les presta con la garantía de los TES, eso significaría que los títulos oficiales no tendrían valor, señaló la fuente.

En el otro lado del debate están quienes piensan que ni el Gobierno ni el Emisor pueden darse el lujo de dejar quebrar firmas comisionistas de bolsa o sociedades fiduciarias, pues se generaría un riesgo sistémico en todo el mercado financiero.

El presidente de la Bolsa de Colombia, Augusto Acosta, ha llamado la atención sobre la importancia de que el Emisor respalde a las firmas comisionistas a través de operaciones de recompra de títulos para que éstas puedan responderles a sus inversionistas.

Sobreoferta por recompra.

El Banco de la República realizó ayer recompras de TES por 130.000 millones de pesos en una jornada en la que las ofertas de títulos sumaron 507.000 millones. Eso demuestra las inmensas necesidades de recursos líquidos de los inversionistas.

El mercado secundario de deuda pública estuvo ayer prácticamente paralizado, fenómeno que no se presentaba desde finales de 1998. El total de operaciones fue apenas de 16.000 millones de pesos cuando en una jornada normal se pueden transar hasta 260.000 millones de pesos en una sola clase de título.