Archivo

CRECE DEBATE POR TES

Comisionistas y fiduciarias, entre otros inversionistas que ayer le vendieron Títulos de Tesorería TES al Banco de la República, demostraron que están pidiendo liquidez a gritos: demandaron 507.000 millones de pesos de un cupo de apenas 130.000 millones establecido para la subasta de estos papeles -ver recuadro-. (VER GRAFICO: RENDIMIENTO DE TES)

22 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Comisionistas y fiduciarias, entre otros inversionistas que ayer le vendieron Títulos de Tesorería TES al Banco de la República, demostraron que están pidiendo liquidez a gritos: demandaron 507.000 millones de pesos de un cupo de apenas 130.000 millones establecido para la subasta de estos papeles -ver recuadro-.

(VER GRAFICO: RENDIMIENTO DE TES).

La pela fue grande, según un operador del mercado, porque tuvieron que reconocerle al Emisor una rentabilidad del 16,06 por ciento por los TES que se vencen en el 2012, interés que venía empujado desde el 14 de agosto, cuando el Banco aceptó pagar 15,7 por ciento por los papeles que vendió a 10 años.

El salto desde el 12,77 por ciento en la otra subasta de TES, el 12 de julio, a 15,70 por ciento en la subasta del 14 de agosto "causó mucho malestar en el mercado, que no esperaba unos intereses tan altos", señaló un analista.

Agregó que, de esa manera, el Gobierno validó unas expectativas alcistas exageradas de algunos agentes.

Lo peor del asunto, dijo, es que el espaldarazo a esa tasa se hizo por una cifra "ridículamente baja: apenas 5.000 millones de pesos, sin que haya una explicación convincente para esa decisión".

En opinión de distintos comisionistas, esa actitud contrasta con la del 24 de julio, cuando se declaró desierta una subasta de TES.

Ese día, según Nicolás Pérez del Departamento de Investigaciones de la Corporación Financiera del Valle (Corfivalle), el Gobierno consideró que los intereses que pedían los inversionistas eran muy altos y que muchos compradores estaban especulando con la deuda pública.

La pregunta que hoy se hace el mercado es porque el Gobierno no declaró desierta la subasta del 14 de agosto.

EL TIEMPO intentó localizar a distintos funcionarios del departamento de Crédito Público y al viceministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, quienes manejan el tema de los TES -principal instrumento de financiamiento del Gobierno-, pero al cierre de esta edición no había sido posible encontrarlos.

Algunos analistas del sector aclaran que en ningún momento ha habido mala fé del Gobierno ni se ha cometido ningún tipo de delito, pero si es probable que haya ocurrido un descuido de parte del Ministerio de Hacienda, que ese 14 de agosto estimuló el alza de los intereses en un ambiente que ya era propicio para ello: problemas de orden público, frases muy desalentadoras sobre el estado de las finanzas públicas (la olla raspada y sin soldar) y la frágil situación financiera de Brasil, entre otros factores.

Quien participa en una subasta pide razonablemente una determinada rentabilidad, explicó un analista, o puede "meter un cañazo" con una tasa de interés por encima de las expectativas del mercado. Al parecer, esto fue lo que pasó el 14 de agosto.

Más allá de esas consideraciones, lo cierto es que no se volverán a ver intereses al 13 por ciento, estimó un comisionista de bolsa, pero sí se puede esperar una estabilización de las tasas. El 16,06 por ciento de ayer puede ser un punto de referencia.

EL DOLOR DE CABEZA.

En este momento hay en circulación Títulos de Tesorería (TES) por más de 41 billones de pesos, 21,5 por ciento más que en agosto del año pasado.

El crecimiento de estos papeles, con los cuales el Gobierno toma recursos del mercado para financiarse, junto con el de la deuda externa (superior a 22.000 millones de dólares), es uno de los principales problemas que enfrentan las autoridades, pues su pago se come una buena porción del presupuesto nacional y deja un reducido espacio para la inversión.

CASTIGAN LA IMPREVISION.

Con la recompra de 130.000 millones de pesos en TES ayer, la impresión entre algunos analistas es que el Banco de la República castigó la imprevisión de algunos inversionistas que en julio compraron grandes cantidades de estos papeles con intereses por debajo del 13 por ciento, cuando todo indicaba que las tasas estaban camino al alza.

Las condiciones para participar en la subasta de ayer mostraban que cualquier recompra se haría a las tasas vigentes en el mercado, porque obligaban a los tenedores de los TES a hacer propuestas de compra y venta con una diferencia no superior a 0,5 puntos.

Lo importante para los analistas es que las entidades a las que estaba dirigida la subasta (básicamente fiduciarias y comisionistas de bolsa) y que tienen TES, pero no liquidez, pueden conseguir recursos con el Emisor, "eso sí, incurriendo en pérdidas".

Abierta esta ventana, los observadores confían en que vendrán más subastas de esta naturaleza.