Archivo

HOMECENTER, A MEDELLÍN

Claudia Helena Gómez se veía ansiosa. Frente a un exhibidor de vajillas, cada que miraba los modelos de los utensilios, revisaba los precios de los productos. Pasaba de un lado a otro de los estantes observando detenidamente la mercancía.

22 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Claudia Helena Gómez se veía ansiosa. Frente a un exhibidor de vajillas, cada que miraba los modelos de los utensilios, revisaba los precios de los productos. Pasaba de un lado a otro de los estantes observando detenidamente la mercancía.

Un cuarto de hora antes había llegado al nuevo Homecenter en Medellín, atraída por los comentarios de sus amigas de la exclusiva zona del Poblado.

Para el proyecto, Sodimac de Chile y la Organización Corona -los accionistas de Homecenter- invirtieron 16 mil millones de pesos, en un almacén especializado en artículos para el mejoramiento, la decoración y el mantenimiento del hogar.

Según las directivas de la empresa, en esta primera semana de funcionamiento en la capital antioqueña la cadena ha efectuado 700 encuestas personales entre los visitantes.

"Los sondeos dicen que tenemos un alto nivel de satisfacción en cuanto a servicios, productos y exhibición", agrega González.

"Hemos basado nuestro éxito de estos primeros ocho días, con 42 mil visitantes, en todo el paquete que ofrecemos. No vendemos productos sino soluciones integrales", afirma César González, gerente de Homecenter Medellín.

El local tiene un área total de 18.600 metros cuadrados y una superficie de ventas de 7.700.

En el nuevo almacén, ubicado en la avenida de los Industriales, donde funcionaba la bodega de la trilladora del Comité de Cafeteros de Antioquia, los compradores pueden elegir entre 20 mil productos diferentes, de los cuales hay 1.200 en oferta por inauguración.

Para Carlos Manuel Londoño, un economista de 63 años, el lugar es un esfuerzo que vale la pena. "Creo que la tendencia de hacer las cosas por uno mismo en la casa se impone. Es una cultura que se va desarrollando y acá podemos encontrar todo lo uno necesita".

Por ahora las instalaciones del Homecenter se ven con muchos visitantes. Muchos llegan a comprar, otros a mirar como Claudia Helena Gómez, quien después de lolear (mirar sin comprar) casi una hora prometió volver para comprar.