Archivo

VILLAVICENCIO, LA PUERTA DEL LLANO

Villavicencio es conocida en el ámbito nacional como la capital del paisaje colombiano, título que no es gratis, porque uno de sus mayores atractivos turísticos está en sus paisajes, una combinación de sabana llanera y cordillera andina.

22 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Villavicencio es conocida en el ámbito nacional como la capital del paisaje colombiano, título que no es gratis, porque uno de sus mayores atractivos turísticos está en sus paisajes, una combinación de sabana llanera y cordillera andina.

Por estar ubicada en el piedemonte, es decir donde termina la montaña y comienza la llanura, una de las mejores sensaciones para los turistas es el recorrido por el último tramo de la nueva vía al Llano. Luego de recorrer las estribaciones de la cordillera oriental, el viajero se mete en las entrañas de la montaña por los túneles de Bijagual y Buenavista, para cambiar radicalmente de paisaje al salir de allí.

Luego de observar inmensas montañas y grandes arbustos que bordean el río Negro, se encuentra la majestuosidad del interminable Llano, y ahí está Villavicencio.

Ya en la capital del Meta, el visitante puede disfrutar de parques, monumentos, balnearios, un mirador, centros recreativos, comida típica, una agitada vida nocturna y, por supuesto, de la hospitalidad de la gente.

- Diversión y cultura.

Uno de los principales atractivos de la ciudad es el parque Los Fundadores, construido y dado al servicio el año pasado por la Gobernación del Meta. Ubicado en la salida hacia el municipio de Acacías en una zona semiurbana, es un espacio que ha logrado unir a los diferentes sectores sociales de la población en torno al descanso y al esparcimiento. Allí el maestro Rodrigo Arenas Betancourt plasmó la esencia del hombre llanero en una obra que se convirtió en su última escultura.

Recientemente, la Gobernación del Meta inauguró otro escenario, especial para niños. Se trata del parque Sikuani, que tiene diferentes atracciones mecánicas así como piscinas, toboganes, muro de escalar, canchas de tenis, baloncesto y fútbol de salón.

También cuenta con zonas de aeróbicos y spinning, un moderno gimnasio, restaurante y cafeterías. El Sikuani está a una cuadra del estadio Manuel Calle Lombana (Macal), por la avenida Circunvalar.

En diciembre próximo, el Gobierno departamental, presidido por el ingeniero Luis Carlos Torres, dará al servicio el bioparque Los Ocarros, ubicado en la vía al municipio de Restrepo, frente al parque cementerio Jardines del Llano. Este será el primer zoológico del país que reunirá especies regionales, ya que en 6,3 hectáreas se podrán observar unas 1.200 especies de fauna propia del Llano.

Los turistas que llegan a Villavicencio también pueden visitar los monumentos que tiene la ciudad, entre los que se encuentran el del Coleo y del Folclor, ubicados sobre la avenida del Llano, en el cruce de la vía al aeropuerto, y en el de la avenida a Catama, respectivamente.

La catedral, el parque del Hacha, el parque Infantil, la Casa de la Cultura y el cerro de Cristo Rey son atractivos del centro. En éste último hay un mirador desde donde se puede observar toda la ciudad y, claro, apreciar la llanura.

Otros sitios que se pueden visitar son: la estación de biología tropical Roberto Franco, de la Universidad Nacional, donde se pueden ver varias especies de fauna llanera como el caimán del Orinoco y algunas variedades de serpientes.

- Las zonas rosa.

La capital del Meta tiene la particularidad de contar con tres zonas rosa donde se consiguen establecimientos para todos los gustos y presupuestos. Además no hay hora zanahoria y la rumba se prolonga hasta la madrugada.

La primera está ubicada en el barrio La Grama, donde se encuentran bares con diversos tipos de música como: Dog Bar, Macuco, Liquid, Chez le chef, Los Alpes y La Chingada, donde además del bar se puede disfrutar de la mejor comida mexicana. Alrededor de estos sitios encontrará varios establecimientos de comidas rápidas.

La otra zona rosa está en el sector del Siete de Agosto, con bares como: La iguana, San Angel, La noche, Buldog, La morena y Las guitarras, para disfrutar diversos tipos de música.

Finalmente, la tercera zona rosa es la de Santa Helena. Allí puede divertirse en: El refugio de Mike (especialista en vallenatos), Ziguaray, Shakespeare, Dioses del Nilo y Los años maravillosos.

Pero si lo que quiere es visitar el sitio más famosos de rumba, entonces debe ir a la discoteca Los Capachos, localizada por la vía a Acacías, donde se encuentran tres ambientes diferentes: la discoteca para todos; un bar con música moderna, y la tienda que programa música llanera, y temas viejos como baladas, vallenatos, carrillera y rancheras.

Si la idea es escuchar música llanera y ver el baile del joropo, el sitio ideal es Pentagrama Llano y Folclor, un establecimiento ubicado por la vía a Puerto López, donde se puede apreciar en vivo toda la riqueza del folclor llanero en sus diferentes manifestaciones.

- Comida típica.

Un turista que visite Villavicencio no puede irse sin probar la famosa mamona o carne a la llanera, el amarillo a la monseñor o la cachama frita. La primera es carne de novilla joven, preparada a la brasa y sin ningún tipo de condimento; el segundo plato es una variedad de bagre, propia de los ríos del Llano, que se prepara en una especie de salsa bechamel, con camarones, gratinado y que se sirve en cazuela.

La cachama es un pescado del Llano que se puede preparar frito, sudado o relleno, y que por su exquisito sabor.

Restaurantes como: La Llanerita, ubicado cerca del colegio Caldas; Hato Grande, por la vía a Catama en la entrada al barrio La Ceiba; El corralito llanero, por la vía a Puerto López, son famosos por su carne a la llanera.

El plato de carne a la llanera, en promedio, cuesta 5.000 pesos; el de amarillo a la monseñor puede valer 12.000, y el de cachama cuesta unos 9.000 pesos.

- Hoteles y fincas.

En Villavicencio hay hoteles para todos, como el de Llano, con una piscina espectacular, donde una habitación sencilla vale 96.400 pesos y una doble 123.000 pesos o unos más pequeños pero cómodos y económicos, como el de Puerta al Llano. En el Villavicencio, de tres estrellas, ubicado en el centro, el hospedaje para una persona cuesta 82.500 pesos y para dos personas 89.100 pesos. También están el Royal Cóndor que tiene una tarifa de 42.400 pesos por persona, o el Portal del Llano que vale 25.000 pesos por persona.

Otra alternativa para grupos o familias numerosas es quedarse en una finca agroturística. En promedio cada persona debe pagar unos 28.000 pesos por las tres comidas y el hospedaje.

- Informes en el teléfono 6713236 de la Asociación de Fincas Agroturísticas del Meta (AFAM).

FOTO/Llano 7 días.

1- Biblioteca Germán Arciniegas, la más importante de la ciudad, ubicada en el barrio La Esperanza.

2- Parque Sikuani.

3- En el parque Los Fundadores y muy cerca del monumento del mismo hay senderos que llevan hacia los juegos infantiles, los espejos de agua y un riachuelo.