Archivo

VILLAVO, A GUARDAR SUS CARROS

Con las obras civiles que se iniciarán en el último trimestre del presente año en Villavicencio y que involucran a las principales calles del centro de la ciudad, surgió una propuesta que intenta regular el tráfico de vehículos particulares y de servicio público para descongestionar la ciudad, justo cuando la incomodidad de las obras haría difícil el paso de los automotores.

27 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Con las obras civiles que se iniciarán en el último trimestre del presente año en Villavicencio y que involucran a las principales calles del centro de la ciudad, surgió una propuesta que intenta regular el tráfico de vehículos particulares y de servicio público para descongestionar la ciudad, justo cuando la incomodidad de las obras haría difícil el paso de los automotores.

Obras como la intersección vial del Maizaro y la renovación del parque Los Libertadores y vías conexas, que se iniciarán a más tardar dentro de dos meses, hacen prever que la congestión vehicular será total y que es necesario adecuar un plan de contingencia que evite al máximo el caos.

Para tal propósito se está estudiando la iniciativa del pico y placa en Villavicencio para mermar el número de automotores que circulan por la ciudad y desde ya se crearon algunas mesas de trabajo para concertar con todos los representantes del sector transportador, como lo explicó el concejal Juan Guillermo Zuluaga, uno de los promotores de la propuesta.

El dirigente dijo que es urgente tomar una decisión paralela a las obras que se van a realizar porque en Villavicencio, según datos de la secretaría de Tránsito Municipal, hay 9.000 vehículos particulares, 3.512 taxis, 1.025 colectivas y 4.800 vehículos que vienen de los corredores de Bogotá, Granada, Puerto López y Yopal que circulan diariamente por la ciudad.

Inicialmente a los transportadores no les gustó la medida porque dicen que son los más afectados, pero hay un gran número de taxistas que están de acuerdo. Estamos conversando con ellos y la medida va por muy buen camino , dijo Zuluaga.

Agregó que si un vehículo descansa un día el valor agregado es incalculable porque no solamente descongestiona la ciudad sino que los beneficios ambientales son grandes. Algunos taxistas se oponen a la medida, pero si se le pone aritmética a la medida se podrá demostrar que es lo mismo y que por el contrario se gana más pues habrá un día para realizarle mantenimiento y servicio preventivo al carro.

Aquí hay siete paraderos del servicio de carga. Los camiones ganaderos se parquean frente a Autorrolings, en la vía a Puerto López, las tractomulas en el Villajulia, en la parte baja de la plaza de mercado se parquean todos los camiones que hacen acarreos, en la vía Los Maracos también se estacionan camiones y en el Maizaro igualmente se parquean volquetas. Así las cosas, hay que sacar por lo menos unos 400 carros de las dimensiones de un camión de las vías de la ciudad dijo.

Finalmente, algunos transportadores y empresas de taxi consultados por Llano 7 días señalaron que la medida en el fondo es buena, pero que ellos hasta que no la discutan y analicen con sus asociados, oficialmente no se pronunciarán.

SITIADA POR LOS CARROS.

Por el gran impacto ambiental que genera y porque definitivamente hay que pensar en el uso racional de los automóviles, el titular de la Dirección Municipal del Medio Ambiente (Dima), Nelson Vivas Mora vio con buenos ojos la propuesta, al tiempo que agregó que desde ya hay que generar una cultura ciudadana para despejar el centro de la ciudad, que se encuentra sitiada por los vehículos.

Vivas Mora señaló que el centro de Villavicencio debe ser peatonal en razón a que no hay suficientes parqueaderos y el tránsito es desordenado. Finalmente dijo que es prudente empezar a pensar en el uso de la bicicleta o en hacer unas buenas caminatas.