Archivo

SE AGOTA VIDA ÚTIL DE MONDOÑEDO

El botadero de Mondoñedo, donde arrojan sus basuras 40 municipios de Cundinamarca, es una bomba ambiental a punto de estallar.

17 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El botadero de Mondoñedo, donde arrojan sus basuras 40 municipios de Cundinamarca, es una bomba ambiental a punto de estallar.

En una visita que el defensor del pueblo, Eduardo Cifuentes, hizo al basurero el martes pasado, se conoció que a este solo le restan seis meses de vida útil.

La emergencia la confirmó Pedro Rodríguez, gerente de Sabrisky Point, firma encargada de la administración del lugar.

Rodríguez le explicó a funcionarios de la Defensoría del Pueblo que por el momento no hay una solución a corto plazo, y se trabaja en la búsqueda de la licencia para habilitar un terreno adyacente al actual botadero que pueda ser utilizado para depositar las 500 toneladas de basuras que llegan a Mondoñedo y que son manipuladas por 80 recicladores jefes de hogar.

Esta solución, más parecida a un pañito de agua tibia , sería temporal y funcionaría mientras que la secretaría del Medio Ambiente abre por segunda vez la licitación para escoger la firma que construirá Mondoñedo II, un relleno sanitario con todas las especificaciones técnicas que se vislumbra como la solución definitiva a los problemas ambientales y de sanidad que produce el botadero.

Precisamente la Defensoría del Pueblo confirmó que el basurero, ubicado en el kilómetro 13 de la vía Mosquera-Girardot (Cundinamarca), contamina las aguas subterráneas y superficiales, y está en riesgo de sufrir una avalancha de basuras debido a que los desechos no son manejadas adecuadamente. Además, existen posibilidades de que se presenten incendios y explosiones por falta de control a los gases causados por la acumulación de los desperdicios.

La CAR ordenó el cierre del botadero en junio del año 2001, sin embargo, la medida no fue ejecutada por la implicaciones sociales que la decisión podría acarrear debido a que las 40 poblaciones no cuentan con un lugar alterno para deshacerse de los desperdicios que generan.