Archivo

PREOCUPACIÓN POR LOS TES

En repetidas ocasiones nos hemos referido en este espacio al manejo de los TES, dada la gran importancia que esos papeles de deuda pública tienen en el buen funcionamiento de la economía. Pero a pesar de que en varias ocasiones criticamos algunas decisiones que juzgamos equivocadas, nunca antes habíamos tenido una preocupación tan seria sobre los TES.

26 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

En repetidas ocasiones nos hemos referido en este espacio al manejo de los TES, dada la gran importancia que esos papeles de deuda pública tienen en el buen funcionamiento de la economía. Pero a pesar de que en varias ocasiones criticamos algunas decisiones que juzgamos equivocadas, nunca antes habíamos tenido una preocupación tan seria sobre los TES.

El incremento en los últimos dos meses en el "spread" entre la tasa de interés de los TES a diez años y la DTF ha sido de 500 puntos básicos. Esta alza es muy inconveniente, por dos motivos principales : eleva el pago de intereses de la deuda pública interna - lo cual castiga severamente las ya muy maltrechas finanzas públicas, y aumenta el "piso" de las tasas de interés ( el nivel mínimo de la tasas de captación ). Como normalmente las entidades financieras tienen que pagar a los ahorradores una prima por sus dineros para reconocer un mayor riesgo que prestarle el dinero al Estado, al aumentar la tasa de los TES se aumenta el costo de captación del sistema financiero privado y por ende la tasa de interés de los préstamos.

Con lo cual, la frágil reactivación podría naufragar (de nuevo).

Un nivel lo más bajo posible del costo del dinero- tanto para el Estado como para las empresas y los particulares- es una condición sinequanon para que la economía colombiana pueda salir del peligroso remolino en el que está inmerso . Si el costo financiero sube , no habrá poder humano - por más reformas que se hagan, por más buena voluntad del presidente Uribe y su equipo - que logre la reacción de la demanda necesaria para mitigar el drama del desempleo y reducir el hueco fiscal.

Más allá de las imprudentes especulaciones de algunos comisionistas, y de las medidas tardías y tímidas del Banco Emisor para sortear con éxito la crisis de los TES, hay que entender las causas de fondo que han provocado un nerviosismo sin precedentes en el mercado del dinero. Desafortunadamente se han sumado muchas circunstancias que estimulan la histeria en el mercado de TES : la crisis económica en Argentina, Uruguay y Brasil , el terrorismo del 7 de agosto, la ( necesaria) avalancha impositiva de Junguito, la Conmoción Interior, el aumento en el "spread" de los bonos oficiales en dólares, las tensas relaciones entre el Ejecutivo y el legislativo ( léase amenaza de revocatoria, puja por las Comisiones y la Contraloría ), algunas declaraciones desafortunadas de miembros del alto gobierno dando exageradas señales de alarma. Razones muy diversas - unas se pueden controlar en algún grado, otras no, unas alimentan a otras, en fin, todo un complejo tramado.

Sin embargo, pensamos de manera muy distinta a lo que sienten los actores económicos que están nerviosos. Vemos a un gobierno serio, firme, valiente, audaz, con un gran líder a la cabeza, rodeado de un equipo inmejorable, tomando inteligentes decisiones radicales. Vemos a una ciudadanía sintonizada con su Presidente, dispuesta a hacer sacrificios y esfuerzos como nunca antes. Dados estos motivos, creemos que a pesar de que la situación es delicada, no es catastrófica, y tiende a mejorar por las remedios aplicados. Por consiguiente el mercado de los TES debería volver a la normalidad.