Archivo

RADICANDO REFORMA LABORAL Y PENSIONAL

Disgusto entre los trabajadores, respaldo de los empresarios y resistencia de algunos congresistas, generó la presentación de las reformas pensional y laboral por parte del ministro de Salud y Trabajo, Juan Luis Londoño.

26 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Disgusto entre los trabajadores, respaldo de los empresarios y resistencia de algunos congresistas, generó la presentación de las reformas pensional y laboral por parte del ministro de Salud y Trabajo, Juan Luis Londoño.

Y es que por un lado, los colombianos tardarán más tiempo en pensionarse, pues en el caso de las mujeres la edad de jubilación pasará de 55 a 58 años, y la de los hombres de 60 a 62 años.

Las semanas de cotización pasarán de 1.000 semanas a 1.300 y habrá un aumento de aportes en dos puntos, es decir de 13,5 a 15,5.

Se establece además que ninguna pensión en el país podrá sobrepasar los 20 salarios mínimos legales mensuales, es decir los seis millones de pesos.

En el proyecto, se piden además facultades extraordinarias al Presidente por seis meses, para desmontar los regímenes especiales de pensiones, pues se busca que todos los colombianos sean cobijados por el nuevo régimen. Sin embargo, de esto quedarían excluidas las Fuerzas Armadas.

Por el lado de la reforma laboral, se propone la ampliación de la jornada de cinco de la mañana a nueve de la noche y cambiar las horas extras y los festivos por cinco días adicionales de vacaciones, con lo que pasan de 15 a 20 días.

Además, la tabla de indemnizaciones por despidos injustificados del Código Sustantivo del Trabajo se reduce, y a cambio se plantea que las empresas hagan un aporte equivalente al uno por ciento mensual del salario para la creación de un fondo de protección a los desempleados.

Ese fondo también se alimentará con un porcentaje de las cesantías que actualmente pagan las empresas y que equivale a un salario, por cada año laborado.