Archivo

QUE VUELVA LA FERIA

Con suma complacencia recibo la generosa invitación que Boyacá 7 días me ha formulado para expresar mi punto de vista frente a la inquietud planteada por los participantes en la recientemente realizada II Feria de Colonias en el sentido de que vuelva la feria , como tituló este periódico en su edición del martes 13 de agosto.

20 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Con suma complacencia recibo la generosa invitación que Boyacá 7 días me ha formulado para expresar mi punto de vista frente a la inquietud planteada por los participantes en la recientemente realizada II Feria de Colonias en el sentido de que vuelva la feria , como tituló este periódico en su edición del martes 13 de agosto.

La expresión que vuelva la feria la entiendo como la exteriorización de un anhelo profundo e intenso para que se efectúe nuevamente un evento con las mismas características que tuvo el llevado a cabo en agosto de 1997 y que se denominó Boyacá en Corferias . Ese fue un certamen formidable que dejó huella imperecedera en el corazón de los boyacenses en particular y de los colombianos en general. En ese momento se acusaba en el departamento una situación de crisis generalizada, ante lo cual, como gobernador de Boyacá, desde luego que con el aporte del equipo de gobierno, propuse una estrategia para abrir mercados, generar crecimiento económico, aportar soluciones efectivas al problema del desempleo, vender región, jalonar el desarrollo integral de los municipios y de las provincias, entre otros. Esa estrategia se materializó, precisamente, a través de Boyacá en Corferias .

Por el entusiasmo y la organización que se le imprimió, esa feria tuvo un éxito inesperado, el cual se reflejó en la gran asistencia de público y en las cuantiosas ventas realizadas por los expositores. La verdad es que jamás me imaginé que un evento en el cual no se iba a invertir un solo peso del erario público, como en efecto aconteció, fuera a tener una acogida tan extraordinaria. Boyacá en Corferias fue un llamado de sangre, de estirpe y hermandad, al igual que una invitación a compartir valores, experiencias, ancestros, realizaciones y logros. Fue también el producto de la planeación, la técnica, la experiencia, la inteligencia, la sagacidad, la capacidad y el amor por Boyacá de un equipo de extraordinarios profesionales que integré para administrar con responsabilidad y efectividad al departamento. Obviamente, el triunfo de Boyacá en Corferias de 1997 no se debió sólo al trabajo dedicado y enjundioso de la administración departamental. El sector privado fue fundamental en el mismo. Sería injusto si no se destacará el decisivo concurso de los empresarios boyacenses, del sector minero esmeraldífero que montó un fabuloso pabellón, de la colonia boyacense radicada en Bogotá, de los artistas boyacenses con Jorge Veloza y el Indio Rómulo a la cabeza, de las bandas musicales juveniles, de la comunidad Ui wa y. en fin, de quienes generosa y patrióticamente respondieron al llamado que les formulamos. Ah.. y volviendo al sector oficial, vale la pena destacar la determinante colaboración de los funcionarios de los Módulos de Atención Provincial, del Fondo Mixto de Cultura y de los alcaldes municipales.

De manera que el talento boyacense sí es capaz de enfrentar el reto de realizar una feria de las características que tuvo la tan insistentemente elogiada Boyacá en Corferias de 1997. Ojalá que en agosto del año entrante podamos asistir a dicha celebración.

* Ex gobernador de Boyacá.