Archivo

PEPON Y SUS RATONES:

26 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

.

Publico, por su especial interés, la carta que el caricaturista Pepón le envió al representante a la Cámara Wilson Borja, tema sobre el cual, además, escribí una columna.

Los caricaturistas y, en general, los humoristas gráficos usamos como un recurso válido el de parodiar acontecimientos de la vida real utilizando como protagonistas a ejemplares del reino animal. Las fábulas de Esopo, Gleim, La Fontaine, Iriarte y Samaniego están llenas de estos seres irracionales que han transmitido enseñanzas invaluables a los seres inteligentes a lo largo de la historia.

Los ratones y las ratas han representado a toda clase de seres humanos, no siempre despreciables. Valgan los ejemplos de Mickey, el personaje de Walt Disney, y Jerry -el ratón creado por Hanna y Barbera- que representaba la corrección y la justicia en contraposición al personaje sin escrúpulos representado por el gato Tom.

Como usted afirma, en relación con los integrantes del Congreso Nacional, en la vasta especie de los roedores existen individuos de toda índole, carácter y pelaje. La prueba es que bajo el mismo rótulo se agrupan las ratas de alcantarilla callejera y los albinos hamsters, que muchos niños acogen, como mascotas, en sus camas.

Los roedores de mi historieta sabatina, 7 Día , son creaciones mías y sólo eso. Lamento que usted haya decidido identificarse con el que alude en su carta y que lo asuma en forma tan negativa. Si cabe una rectificación a su percepción, le aconsejo que observe con mayor atención la escena de marras y verá que el personaje con el que usted se ha identificado es la víctima y no el victimario.

No somos los periodistas, sino los propios integrantes de las cámaras legislativas, quienes se han encargado de transmitir una imagen degradada de esas corporaciones y basta observar los más recientes acontecimientos en la Cámara para darle validez a mi afirmación.

Sin más particulares, le deseo una exitosa gestión en la nueva oficina que ocupa y la que, seguramente, ha de ser mucho más cómoda y mejor dotada que las de mis personajes de la ratonera del 7 Día .

José María López.

Bogotá