Archivo

LA ESPERANZA DE AMD

En aproximadamente cuatro meses, Advanced Micro Devices (AMD) embarcará las primeras unidades de Hammer, el nombre clave de su nueva familia de procesadores.

26 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

En aproximadamente cuatro meses, Advanced Micro Devices (AMD) embarcará las primeras unidades de Hammer, el nombre clave de su nueva familia de procesadores.

La compañía no espera obtener ganancias significativas provenientes del chip antes de los últimos meses del año 2003, pero tampoco cree que sea muy temprano para promocionar el que podría ser el lanzamiento más significativo en sus 33 años de subidas y bajadas.

Si llega a tener éxito, Hammer le permitirá a AMD competir en una amplia gama de mercados, desde computadores personales de escritorio hasta grandes servidores de alto desempeño, pues su arquitectura le permite trabajar con aplicaciones de 32 y de 64 bits.

El momento es crítico para la compañía, que ha sido afectada por la caída en las ventas de PC. En el segundo trimestre de este año, AMD perdió 184,9 millones de dólares. Los analistas no esperan que la situación mejore. Mientras tanto, Intel, el principal fabricante de procesadores del mundo, se mantiene sólido y rentable.

El año pasado, AMD vendió un poco más de 20 por ciento de los procesadores para computadores con sistema operativo Windows, según datos de Mercury Research. Con Hammer se espera aumentar esta cifra.

Grandes esperanzas.

Los analistas opinan que la naturaleza dual de Hammer es un diseño brillante, pues llegará a clientes que solo esperan conseguir un mejor desempeño en 32 bits, pero también llamará la atención de negocios y usuarios técnicos.

Se espera que muchos servidores de red también utilicen la capacidad de procesamiento de 64 bits del chip, que ha sido diseñado para trabajar sin problemas en computadores con hasta ocho procesadores.

Estadoble personalidadi les permitirá a los usuarios tomarse su tiempo para migrar sus aplicaciones de una plataforma a otra.

Cabe anotar que Intel ha concentrado sus esfuerzos en el desarrollo de tecnología de 64 bits en su familia Itanium, que está diseñada específicamente para servidores avanzados y estaciones de trabajo.

Hammer también podría contrarrestar una de las más poderosas armas de Intel, la presión del precio, que funciona de la siguiente manera: por su tamaño y buenas relaciones con los fabricantes de equipos, Intel fija los precios de los procesadores.

Generalmente, AMD les ofrece a los clientes un costo 25 ó 30 por ciento menor por chips equivalentes. Cuando las ventas caen, AMD vende por precios incluso menores.

Cuando las ventas de computadores son fuertes, hay espacio para que las dos empresas tengan ganancias. Cuando no, como ha pasado durante el último año y medio, Intel puede bajar los precios de sus productos que compiten directamente con los de AMD, sin reducir tanto los de otros chips y así mantener un equilibrio.

Del éxito de Hammer depende que AMD entre una etapa saludable o tenga que seguir buscando alternativas para sobreponerse a las inclemencias del mercado.

Más bits es mejor.

La computación de 64 bits es, según los expertos de la industria, el siguiente gran paso en la evolución de los procesadores, cuyo impacto será similar a la transición de 16 a 32 bits que se entre finales de la década de los 80 y comienzos de los 90.

Los procesadores de 64 bits tiene dos grandes ventajas sobre los de 32: pueden manipular cantidades más grandes de información y pueden interactuar con porciones más grandes de memoria.

Esta habilidad los hace mucho mejores a la hora de ejecutar aplicaciones avanzadas, incluidas grandes bases de datos.

Los servidores que deben manejar grandes volúmenes de información corporativa y las estaciones de trabajo técnicas son candidatos naturales para utilizar procesadores de 64 bits.

Voces de apoyo.

Los analistas de la industria piensan que la decisión de IBM de adaptar la versión para Linux de su base de datos DB2 para que corra sobre Hammer es un gran paso para AMD.

Hewlett-Packard, ahora el principal fabricante de computadores personales del mundo, confirmó la semana pasada que utilizará el chip en futuros equipos para el mercado corporativo.

AMD ha venido trabajando para asegurar que Windows NT se adapte a la nueva plataforma.

La campaña publicitaria, sin embargo, tendrá que ceñirse a los presupuestos actuales, que contrastan notablemente con los de su competidor: mientras Intel invirtió 700 millones de dólares el año pasado para promocionar sus productos según cifras de Advertising Age , AMD planeaba dedicar entre 25 y 30 millones de dólares a la misma labor este año.