Archivo

ADIOS A LAS ARMAS

Una consecuencia de la degradación de la guerra, tal vez la única esperanzadora, es la de que muchos combatientes están desertando de las guerrillas y las autodefensas.

25 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Una consecuencia de la degradación de la guerra, tal vez la única esperanzadora, es la de que muchos combatientes están desertando de las guerrillas y las autodefensas.

De enero a julio, según datos de la Oficina de Reinserción del Ministerio del Interior, 700 han buscado alguna autoridad para abandonar la lucha. Se trata de una verdadera explosión de desmovilizados nunca vista hasta hoy.