Archivo

EL PLACER MUEVE HOY AL MUNDO

Tal vez porque, como lo define Lipovetsky, la posmodernidad, que la mayor a enlaza con la caída de las ideologías, es la era del hoy, del ya, del individualismo, de la moda

25 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Tal vez porque, como lo define Lipovetsky, la posmodernidad, que la mayor a enlaza con la caída de las ideologías, es la era del hoy, del ya, del individualismo, de la moda.

El filósofo analizo las facetas de la época que para los más tradicionales resultan las más superfluas y hasta odiadas, como moda y publicidad. No cree que la publicidad sea omnipotente, tampoco se traga el presunto poder de Internet; sostiene que es el tiempo de la autonomía, pero en contraste ve un mundo donde campea la desconfianza. Para ajustar, plantea que el placer como fin supremo de la vida, mueve a medio mundo.

Hedonismo a la orden del día.

El crecimiento de la economía se da por el hedonismo y el consumo. El hedonismo no va contra la economía. En realidad, para la gente lo importante es viajar, las vacaciones, poder comprar y darse gusto. Ahora el sentido de la vida no está en el trabajo . Comenta que si bien antes trabajar era una obligación, hay una tendencia minoritaria de jóvenes que buscan satisfacción en él, que incluso supera al dinero. Qué impulsa a Bill Gates a ir cada vez más allá? No estoy seguro de que el hedonismo sea una contradicción del capitalismo , dice.

Lipovetsky sostiene que la posmodernidad está marcada por una gran expansión de la autonomía. Argumenta que antes había normas estrictas para actividades cotidianas. Para comer, por ejemplo, había un horario y un tipo de comida. Ahora el comensal puede escoger entre comida china, mexicana o comer en una multinacional. No es el individuo fuera de la sociedad, solo que lo social no fija los comportamientos de manera imperativa. No hay una sola vía, hay muchas , dice.

No cree que la Red aísle a la humanidad de una manera drástica, con la excepción de los grupos de ciberadictos. La gente no se quedará encerrada "chateandoi" . Mientras las personas van más a la Red, más desean encontrarse. Eso se va a acentuar. La Internet modifica la vida tanto como el amor? La hi-tech no modifica eso. , opina.

Moda y publicidad.

Uno de los temas más controversiales es su posición frente a la moda. Me injuriaron porque dije que la moda no es el diablo, que podíamos consumir y no ser idiotas , recuerda. Afirma que traspasó el límite del vestido para integrarse a los sistemas de producción, lo que creó un estilo de vida consumidor, que terminó jugando un papel definitivo en la democracia occidental. Hoy ya nadie quiere sacrificarse por los que van a venir. Vivir el presente, es el tiempo de la moda . En esta lógica, pierde toda validez el postulado "lucha ahora y goza después" , común en quienes pregonaban el marxismo, por ejemplo.

Los intelectuales decían que la publicidad es como un campo de concentración , y añade que en ese contexto la publicidad encarnaba una especie de totalitarismo, volvía idiotas a las personas, hacía decir cualquier cosa y creaba falsas necesidades. Pero él no está de acuerdo. La publicidad tiene poder? Sí, pero para cosas no esenciales de la vida, como escoger entre comprar una Coca-Cola o una Pepsi, pero qué importancia tiene eso? Si ese es el poder que tiene, qué importa; si eso es totalitarismo, que importa, es algo trivial que no le cambia la vida a nadie. Lo que realmente cambia la vida es la persona a quien amas, el trabajo, la política, la religión... El papel de la publicidad en esas esferas equivale a cero. Hay publicidad que haga amar a una mujer? .

Pero el consumismo no trajo la felicidad. Por el contrario, ha aumentado la ansiedad, la depresión y la desconfianza. Menciona el uso de drogas, que el 10 por ciento de los europeos es víctima de la depresión y señala la desconfianza frente a las empresas. No hay un nuevo encantamiento del mundo. Hay desconfianza. En el siglo XIX se decía que la ciencia traería sus prodigios, pero ahora hay mucha suspicacia . Para mostrarlo, recuerda casos de falsa información de algunas empresas que han afectado la Bolsa de Nueva York o problemas como el de las vacas locas. Esto hace que la gente desconfíe de cosas cotidianas como los informes de sus jefes y hasta de lo que se come.

Colombia posmoderna?.

En Colombia existen grupos guerrilleros. Eso contradice aquello de que la gente quiere vivir hoy y no sacrificarse por el mañana?.

Di un paseo por un centro comercial de Medellín y pudo ser uno de E.U. o Alemania, es exactamente lo mismo. El problema es la desigualdad social fuerte que hay en Latinoamérica. Colombia, particularmente, es el único caso con una guerrilla marxista, que evidentemente está en contradicción con la lógica de la moda.

En este caso hay una nueva contradicción, porque la sociedad posmoderna implica la sociedad democrática, donde no hay más grandes ideologías.

En Colombia, que es una sociedad con una alta criminalidad y con grupos armados que no aceptan el juego de la alternancia pacífica, hay un híbrido, posmoderno de todas maneras.

Hay moda, comunicación, publicidad, individualismo y algo que viene del pasado, que es la lucha revolucionaria. Hay dos lógicas contradictorias, pero al mismo tiempo esta mezcla es posmoderna porque en las sociedades anteriores no se hubiera podido hacer eso, solo hubiera sido la lógica revolucionaria.

Es como cuando alguien toma imágenes del siglo XIX para un collage y la mezcla con un diseño moderno: mezcla lo viejo con lo moderno. Es lo mismo, excepto que el caso de la guerrilla en Colombia es trágico. Es un fenómeno único el colombiano. No vemos esto en ninguna otra parte .

(En la entrevista colaboró María Elena Valencia Bustamante, sin quien hubiera sido imposible hacerla).