Archivo

COMO GAMONALES

24 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

.

Que las Farc roben ganado a hacendados y terratenientes será un crimen, pero tiene su lógica. Pero que dos de sus frentes hayan robado 2.400 reses pertenecientes a 66 familias campesinas y a la Diócesis de San José del Guaviare, que eran sustento del programa de sustitución de cultivos más antiguo del país, es todo un ejemplo, no de guerrilla, sino de gamonalismo.

Desde 1991, con apoyo de la iglesia católica alemana y de las Naciones Unidas, funciona en el Guaviare un programa de sustitución de coca por ganado, que ha sido de los más exitosos del país. Cada familia recibe, en una especie de leasing campesino, 15 animales y tiene tres años para hacerse a su propio pie de cría y, al cabo de ese término, debe devolver 17 reses, que sirven para dar continuidad al programa. Con este sistema, en 12 años, 386 familias del Guaviare han dejado la coca por las vacas.

Pero el mes pasado, el frente primero resolvió quitarles a esas 66 familias campesinas las 30 vaquitas que tenía cada una, y el frente séptimo, que había prometido respetar el programa, cambió de parecer y barrió con 120 animales del pie de cría y 300 vacas de cría y ordeño, pertenecientes a la Diócesis, que eran la base del programa. Enseguida, los guerrilleros pasaron por las fincas de otras 72 familias, que aún tienen su ganado, y les ordenaron no moverlo sin autorización. Y pretenden que la Diócesis entregue certificados de propiedad sobre esas reses con lo cual anularían la posibilidad de que el programa continúe , pero prohíben a los campesinos disponer de las vaquitas sin su autorización.

En su ciega lucha contra todo lo que huela a Estado, las Farc están pisoteando hasta a los campesinos que dicen defender, portándose como gamonales y robando, como el peor de los latifundistas, al pobre labriego lo logrado con el trabajo de su vida.