Archivo

ACREEDORES DE ARGENTINA VAN A LAS CORTES

Cansados de esperar a que el gobierno argentino renegocie su deuda morosa, los tenedores individuales de bonos de Argentina, desde Roma a Miami, se están apartando de los acaudalados acreedores institucionales y llevando sus casos a los tribunales. (VER GRAFICO: UNA LARGA FILA)

23 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Cansados de esperar a que el gobierno argentino renegocie su deuda morosa, los tenedores individuales de bonos de Argentina, desde Roma a Miami, se están apartando de los acaudalados acreedores institucionales y llevando sus casos a los tribunales.

(VER GRAFICO: UNA LARGA FILA).

Estos enérgicos acreedores, la mayoría inversionistas individuales que compraron bonos de deuda argentina para sus carteras, buscan acceder a activos del gobierno argentino o al menos mejorar su posición una vez que comiencen las negociaciones. Los pequeños inversionistas, muchos de ellos europeos, controlan cerca de US$26.000 millones de los US$100.000 millones en bonos y préstamos de los que Argentina se declaró en cesación de pagos en diciembre del año pasado, el punto culminante de una crisis política y económica.

Si logramos un fallo favorable en Estados Unidos, probablemente podamos hacerlo valer en todo el mundo , dijo el abogado Ralph Stone, quien presentó una demanda colectiva en Nueva York el mes pasado en nombre de tres tenedores de bonos argentinos de origen alemán. Stone prevé usar un fallo favorable para acceder a activos como cuentas bancarias de Argentina en Suiza o en la misma Argentina.

Entonces, por qué los gestores profesionales de fondos, que también controlan alrededor de US$26.000 millones en bonos, no se suman al tren de las demandas judiciales? Abigail McKenna, gestora de fondos de Morgan Stanley Investment Management y líder del Comité de Tenedores de Bonos de Argentina, dice que los fallos favorables son fáciles de conseguir pero muy difíciles de hacer cumplir. Lo que complica el cumplimiento de los fallos son los convenios internacionales y el hecho de que los gobiernos que se declaran en cesación de pagos rápidamente protegen sus activos en el exterior.

Lo que es peor, Argentina sigue sumida en su crisis con elecciones presidenciales en marzo y el acuerdo con el FMI para más ayuda financiera todavía en el limbo. Funcionarios del gobierno dicen que las negociaciones no comenzarán hasta dentro de varios meses.

Los inversionistas individuales pueden hacer suposiciones sobre la facilidad con que pueden lograr un arreglo si alguien no cumple con un contrato , dice McKenna, veterana en cesaciones de pago con experiencia en Ecuador y Rusia, con los que se llegó a un acuerdo por medio de negociaciones. Su grupo de tenedores no ha descartado presentar una demanda, pero dice que las negociaciones son la mejor opción.

Los litigantes individuales no ocupan un lugar de peso en el mercado financiero internacional. En las moras de otros gobiernos estuvieron involucrados bancos e inversionistas institucionales o fondos especializados en deuda de alto riesgo. Pero a fines de los 90, Argentina encontró un mercado para vender sus bonos entre europeos de clase media, que se vieron atraídos por los altos rendimientos y que por lo general pretendían mantenerlos en su poder varios años.

Los grupos de acreedores tuvieron un éxito limitado en sus demandas. El mes pasado, un tribunal italiano falló a favor de un grupo de tenedores de bonos argentinos de origen italiano, ordenando el congelamiento de activos argentinos por US$2,3 millones.