Archivo

POR QUÉ SUBIÓ EL CRUDO

Londres El barril de crudo se cotizaba ayer en torno a los 30 dólares en Nueva York, su más alto nivel de los últimos 18 meses, pero este alza del precio se debe tanto a factores técnicos como a los temores de un ataque norteamericano contra Irak, según señalaron ayer los analistas.

22 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

Londres.

El barril de crudo se cotizaba ayer en torno a los 30 dólares en Nueva York, su más alto nivel de los últimos 18 meses, pero este alza del precio se debe tanto a factores técnicos como a los temores de un ataque norteamericano contra Irak, según señalaron ayer los analistas.

El umbral psicológico de los 30 dólares no había sido alcanzado desde febrero de 2001 en Nueva York, pero este hecho no sorprendió a los analistas del mercado petrolero.

"Los 30 dólares en Nueva York se deben esencialmente al hecho de que el contrato sobre el crudo para entrega en septiembre llegaba a su fin el martes por la noche", señaló Christopher Bellew, operador de la casa Prudential Bache.

Al final de cada contrato a término, los inversionistas deben cubrir sus espaldas comprando petróleo que puede hacerles falta, lo que tiene un efecto mecánico sobre los precios.

De este modo, la cotización logró una nueva alza en Nueva York el martes, llegando hasta el nivel de 30 dólares el barril. En cambio, el nuevo contrato de referencia en la plaza neoyorquina, para entrega en octubre, cerró el martes a 28,77 dólares, en alza de 3 centavos con relación a la víspera.

En Londres, el precio del petróleo Brent retrocedió el martes 16 centavos a 27,10 dólares el barril. El miércoles, el precio continuaba bajando.

Sin embargo, los analistas subrayan el papel de la amenaza de un ataque estadounidense contra Irak en el alza de los precios, que progresaron un 17 por ciento en los últimos dos meses.

En efecto, el mercado teme que un ataque contra Bagdad termine en una interrupción del aprovisionamiento del petróleo proveniente de Medio Oriente, región que cubre un tercio de las necesidades mundiales.

De este modo, los precios gozan de una "primera de guerra", una sobrevaluación de cotización vinculada a los riesgos de una eventual escasez.

"El factor Irak tiene una verdadera influencia sobre los precios. El mercado ganó por los menos dos dólares recientemente a raíz de los temores de un ataque estadounidense", indica Paul Goodhew, operador de GNI.

Pero Irak no explica todo en relación con este alza, según el analista.

"La semana pasada los precios se dispararon no sólo a raíz de Irak sino también porque el Instituto Estadounidense del Petróleo y el Departamento estadounidense de Energía habían señalado una caída masiva de las reservas de crudo en Estados Unidos" recordó.