Archivo

TOM WAITS, EL POETA DE BARRIADA

No es fácil correr el riesgo con la música de Tom Waits. Es un atrevimiento editar sus discos porque no son un buen negocio. Su voz, pastosa y amarga, combinada con un sonido que oscila entre el jazz, blues y el country, no está diseñada para sonar en ninguna emisora de una gran cadena.

23 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

No es fácil correr el riesgo con la música de Tom Waits. Es un atrevimiento editar sus discos porque no son un buen negocio. Su voz, pastosa y amarga, combinada con un sonido que oscila entre el jazz, blues y el country, no está diseñada para sonar en ninguna emisora de una gran cadena.

Sin embargo, este compositor estadounidense se las ha arreglado para ser una de las figuras de culto más reverenciadas del mundo underground estadounidense. La música de Waits es más conocida por las versiones que han hecho de sus canciones artistas como The Eagles y Rod Stewart, que por sus grabaciones originales.

Sus discos difícilmente aparecen en los listados de ventas y mucho menos sus conciertos. Waits se ha negado sistemáticamente a salir de gira para interpretar sus canciones. En muy raras ocasiones acepta hacer presentaciones en público, dice que prefiere estar siempre con su familia.

Sin embargo, cantantes y cineastas hacen cola por disfrutar de su talento. Waits ha trabajado en un par de ocasiones con el director de cine independiente Jim Jarmusch, con él hizo las películas Down by Law, Mystery Train y Night on Earth.

En 1978, Waits estuvo nominado al premio Oscar por la banda sonora de la película One from the heart. Durante la filmación de esta película, conoció a su esposa, Kathleen Brennan, quien se desempeñaba como ayudante del guionista.

Al lado de ella desarrolló varios proyectos artísticos que involucran la literatura y el teatro. En dos de ellos, trabajó con el dramaturgo inglés Robert Wilson, director artístico de Thalia Theatre, de Alemania, quien estuvo hace dos años en Bogotá para participar del Festival Iberoamericano de Teatro. En el primero, titulado The Black Rider, también trabajó el genio creativo del escritor William S. Burroughs. Wilson dirigió; Burroughs hizo el libreto y Waits, la música.

El segundo se titula Alice y está basado en el famoso relato Alicia en el país de las maravillas. La banda sonora de este trabajo es la que acaba de sacar en Colombia el sello Sum Records. En este caso la apuesta por el trabajo de Waits es doble, pues también se editó el disco Blood money.

FOTO/Archivo particular.

Tom Waits ha trabajado con duros del arte como el dramaturgo Robert Wilson y William Burroughs.