Archivo

LOS CRÍMENES DE UN TENIENTE

El 5 de febrero de 1994 un grupo de militares, al mando del subteniente Fernando Sánchez Mora, llegó hasta la población de El Cocuy , en Boyacá.

23 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El 5 de febrero de 1994 un grupo de militares, al mando del subteniente Fernando Sánchez Mora, llegó hasta la población de El Cocuy , en Boyacá.

Su misión era detener a Amilkar Carreño , considerado como uno de los jefes del Eln, en la región.

No obstante, esta persecución terminó en tragedia, cuando el oficial, bajo el estado de embriaguez, llegó hasta una de las viviendas donde presuntamente estaba el guerrillero y disparó indiscriminadamente causándole la muerte a un hombre, una menor y dejando otras dos personas heridas.

Por estos hechos, la Fiscalía General de la Nación acaba de llamar a juicio al entonces subteniente y pidió a un juez que lo condene bajo cargos de homicidio agravado.

De acuerdo con el expediente, Sánchez llegó al pueblo y le ordenó a los soldados que pidieran papeles y vigilaran las calles .

Entre tanto, Sánchez se dirigió, hacia las 3 de la tarde, a un establecimiento conocido como Donde Duarte , donde ingirió licor con algunas personas del pueblo.

Entre las personas que se encontraban en el establecimiento estaba un concejal de dicho municipio.

Hacia las 11 de la noche el oficial, bajo los efectos del alcohol, abandonó el lugar y en compañía de tres soldados se dirigió a la casa donde presuntamente estaría el supuesto guerrillero.

Según la Fiscalía el subteniente golpeó la puerta y disparó su arma de fuego contra Edgar Suescún Zambrano, quien se encontraba en el interior de la casa. La misma acción la repitió contra Fanny Correa en el momento en que ella corrió a auxiliar a su esposo.

Posteriormente, el oficial se dirigió a una de las habitaciones donde se encontraban durmiendo dos niños contra quienes disparó indiscriminadamente .

Suescún murió junto con uno de los menores. Su esposa y el otro menor quedaron gravemente heridos.

El oficial también lanzó una granada que explotó dentro de la residencia.

Al día siguiente, aseguró la Fiscalía, Sánchez amenazó a los uniformados que tenían conocimiento de lo ocurrido para que no declararan en su contra. Así mismo, repuso la granada empleada en los hechos con otra de características similares que mantenía en su poder sin autorización para no despertar sospechas en el inventario militar .

Sánchez fue detenido en Cali, el pasado 19 de marzo, por miembros de la Policía Metropolitana de esa ciudad.

El juicio y la fecha de audiencia se conocerán en los próximos días.