Archivo

GUERRILLA PREPARA ARMAS SOFISTICADAS

El Gobierno nacional le dijo ayer a la Corte Constitucional que informes de inteligencia revelan la sofisticación de las armas que está preparando la guerrilla para atacar el poder civil, destruir poblaciones enteras y arruinar definitivamente el país .

23 de agosto 2002 , 12:00 a.m.

El Gobierno nacional le dijo ayer a la Corte Constitucional que informes de inteligencia revelan la sofisticación de las armas que está preparando la guerrilla para atacar el poder civil, destruir poblaciones enteras y arruinar definitivamente el país .

Este es uno de los argumentos que utilizó el Ejecutivo para responder al magistrado de la Corte Constitucional Jaime Córdoba Triviño la sustentación de los hechos que motivaron la declaración de la Conmoción Interior, el pasado 11 de agosto.

La respuesta fue acompañada de una serie de estadísticas sobre los delitos cometidos por los grupos ilegales. En uno de esos informes se señala que en lo que va corrido del 2002 han sido afectadas 412 torres de energía eléctrica debido a atentados con explosivos, mientras que en el 2001 sólo se registraron 261 atentados de ese tipo.

También se indica que durante el presente año se han registrado 8.831 casos de narcotráfico, 7.500 de terrorismo, 3.628 de extorsión y 4.129 secuestros.

Aunque se reconoce que muchos de estos fenómenos no son nuevos, el Gobierno justifica su decisión debido a que estos hechos constituyen un proceso de acumulación que ha llegado a consolidarse como un riesgo impredecible e inminente para el Estado colombiano y para los habitantes en este territorio que debe ser afrontado de inmediato .

En la carta enviada a Córdoba, quien el pasado viernes había solicitado una explicación de los sucesos que generaron la declaratoria de este estado de excepción, se recuerda que el fenómeno de crecimiento de la guerrilla y de las autodefensas es consecuencia del narcotráfico.

Añade que los días no pueden correr en vano y que mañana sería tardía la reacción contra estos hechos , porque está en juego la supervivencia de Colombia como nación.