Archivo

A. Latina debe invertir en innovación para mejorar economía

La región debe dejar de ser mercado de mano de obra barata y baja en tecnología, afirmó el director de la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual.

25 de abril 2012 , 10:44 p.m.

Los países latinoamericanos deben “invertir más en investigación y desarrollo para promover la innovación, incrementar el valor de sus economías y dejar de ser mercados de mano de obra barata y baja tecnología”, dijo el director de la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual (Ompi).

El máximo responsable de la Ompi, Francis Gurry, alentó al conjunto de América Latina a destinar más recursos a “infraestructuras del conocimiento (universidades y centros de investigación), sistemas educativos, banda ancha (de internet) y, de manera general, tecnologías de la información y las comunicaciones”.

Según el director general de la Ompi, un país que lo está haciendo es Chile, gracias a los ingresos provenientes del cobre y con los que ha prometido aumentar su gasto en investigación y desarrollo del actual 0,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) al 1,5 por ciento.

Gurry opinó que Brasil sigue la misma senda, mientras que en Perú y Colombia “se observa una tendencia similar”.

Subrayó que los gobiernos de esos países parecen estar entendiendo la importancia del factor de innovación en las economías globalizadas y desarrollando “estrategias económicas basadas en un aumento del valor añadido”.

Menos optimista fue con respecto a México, en donde “la tasa de inversión (en investigación y desarrollo) todavía es demasiada baja con respecto a la talla de la economía”.

La dinámica en América Latina, sin embargo, va despacio con respecto a otras regiones en desarrollo, como Asía, donde los cambios relacionados con la innovación “ocurren más rápido”.

La razón de esta diferencia de actitud tiene que ver, probablemente, con “una estrategia económica distinta”, señaló.

En relación con las tendencias mundiales en materia de propiedad intelectual, Gurry se refirió al interés que despiertan las patentes en grandes corporaciones de sectores como el de las tecnologías de la información y las comunicaciones.