Archivo

Reino Unido entra en su segunda recesión económica

El PIB cayó 0,2 por ciento durante el primer trimestre de este año. Construcción, el sector más afectado.

25 de abril 2012 , 10:31 p.m.

El Reino Unido ha entrado en su segunda recesión desde el 2008 con una caída del PIB del 0,2 por ciento en el primer trimestre de 2012, lo que cuestiona la eficacia de la política económica del Gobierno para estimular el crecimiento.

La Oficina nacional de estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés) confirmó ayer los peores temores del Ejecutivo de coalición al anunciar que la economía británica se contrajo de enero a marzo de 2012, en contra de los pronósticos oficiales.

Esta contracción se suma a la registrada en el último trimestre de 2011, del 0,3 por ciento, lo que supone técnicamente la entrada en recesión.

Pese a la presión de la oposición laborista, que critica la estrategia del Gobierno, el primer ministro, David Cameron, insistió en la necesidad de profundizar en los recortes del gasto público aplicados para reducir el déficit.

“La situación es dura”, reconoció Cameron ante el Parlamento, pero incidió en que había que “reequilibrar la economía” y enjugar la deuda estatal, que asciende a un 66 por ciento del producto interior bruto (PIB).

El ministro de Economía, el también conservador George Osborne, atribuyó a la crisis de deuda en la eurozona la ralentización de la recuperación económica en el Reino Unido. Osborne, que en su presupuesto general presentado en marzo rebajó los impuestos a las empresas y las personas con los mayores ingresos para, según dijo, atraer la inversión, argumentó que este país perdería credibilidad “si dejara de pagar las deudas acumuladas durante años”.

Los datos divulgados ayer, que se revisarán en las próximas semanas con más indicadores económicos, sorprendieron asimismo a la patronal de empresarios, que pronosticaba un leve crecimiento en el primer trimestre de 2012.

“Son noticias decepcionantes, ya que nuestras encuestas indicaban una recuperación de la actividad y también de la confianza entre las empresas”, declaró el director general de la Confederación de la industria británica, John Cridland.

Según la ONS, la contracción en el primer trimestre del 2012 se debió al mayor descenso en tres años de la actividad del sector de la construcción, que cayó un tres por ciento, y de la producción industrial, que se redujo un 0,4 por ciento.

El sector servicios, que contribuye con un 75 por ciento al PIB, creció un moderado 0,1 por ciento en los tres primeros meses del año.

Las estadísticas anunciadas suponen un revés para el Gobierno conservador-liberaldemócrata, que afronta una caída en las encuestas.