Archivo

Emprendimiento, con menos subsistencia y más potencialidad

Él propósito es que surjan proyectos con visión de ser compañías de alto potencial.

22 de abril 2012 , 11:43 p.m.

Colombia ocupa el cuarto lugar a nivel mundial por su tasa de emprendimiento.

Solo en la capital, según cifras de Bogotá Emprende, de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), se conforman en promedio 53.000 proyectos al año. La mayoría en el sector de servicios y pocos en la industria o transformación de insumos.

Este interés por crear empresa es una gran ventaja, si se tiene en cuenta que el emprendimiento transforma a las sociedades y que, según el exdirector del Sena, Darío Montoya, “le da a un país la posibilidad de nuevos escenarios de innovación, que es lo que necesita Colombia.

Hay que promover la gestación de empresas, porque es allí donde surge el valor agregado que luego hace que una economía genere un crecimiento ascendente, riqueza a altas tasas.

El emprendimiento y la innovación van de la mano en cualquier economía exitosa”.

Así se pasa de un emprendimiento natural o de subsistencia, a uno de alto potencial. Se trata de empresas que alcancen importante rentabilidad.

Compañías que facturen dos o tres veces más que una firma tradicional y que produzcan 30 o 40 veces más utilidades en su primera década. La idea es que sea un emprendimiento que vuele lejos, que crezca de forma sostenida y genere empleos bien remunerados.

Esto no es tarea fácil, por lo que en este concepto no entran los negocios tradicionales -tiendas, panaderías o similares-. Deben ser ideas innovadoras, en las que impere la investigación o la tecnología, que es lo que hace que se conciban productos diferentes, únicos.

Ya un 25% de las nuevas firmas surgen con estos rasgos, pero la meta de Bogotá Emprende es la creación de 1.000 con alta rentabilidad y empleos sostenibles.

Aunque este nuevo concepto empresarial apenas avanza, se han hecho importantes esfuerzos.

Para Matías Troncar, de McKinsey Company, firma que participa en el programa Ventures para emprendedores, “históricamente, el gobierno ha apoyado el emprendimiento a través de campañas de capacitación. Por el lado de la empresa privada, hay alrededor de 270 iniciativas con servicios de soporte no financiero”.

Por su parte, Luz Sofía Méndez, del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (Cidem) de la Universidad del Rosario, dice que “en el país se viene desarrollando una cultura de emprendimiento, sobre todo en el nivel educativo, por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el Sena, pero, aún no es suficiente, teniendo en cuenta que falta asumir retos, riesgos, manejos de crisis y de incertidumbres. Las iniciativas existentes son fundamentales, pero debería existir más relación entre sector público, privado y la academia”.

CON APOYO DE ALTO NIVEL

Una convencida de los avances del emprendimiento en Colombia es la gerente de Propaís, María Lucía Castrillón, quien hace énfasis en que “hoy más que nunca hay una acción conjunta del Estado y del sector privado, para ofrecerles a los emprendedores la ruta que los conducirá a una vida sólida, estable y organizada como empresarios, y prueba de esto es que la mortalidad de las empresas ha disminuido drásticamente en las últimas décadas.

No hay duda de que el Gobierno ha puesto en marcha acciones importantes para apoyar a emprendedores, desde diferentes esferas, así como con medidas legales para este segmento, capacitación y financiamiento”, dice.

Freddy Naranjo

Especial para PORTAFOLIO