Archivo

Ritmo de los créditos está bajando en personas y empresas

Aunque las entidades financieras siguen aprobando préstamos, ese ritmo es menor que el año pasado.

11 de abril 2012 , 09:37 p.m.

El apetito de los empresarios y las personas naturales por tomar nuevos créditos ya no es el mismo este año.

A diferencia de lo observado durante el 2011, cuando la gente demandaba préstamos en grandes volúmenes, en los primeros tres meses del presente año esa dinámica se ha desacelerado.

Aunque no existe un freno como tal de la actividad crediticia, los préstamos para consumo, vivienda y empresas crecen a un menor ritmo. Solo el microcrédito mantiene una dinámica similar a la de 2011, según lo revela la encuesta trimestral sobre la situación del crédito en Colombia adelantada por el Banco de la República, para el primer trimestre de 2012.

A juicio de las entidades de crédito, la pérdida de capacidad de pago del sector privado comienza a tener un peso grande a la hora de otorgar más crédito, pero no es la única razón.

Quizás por eso, y como medida de prevención, en los créditos de consumo las entidades comienzan a ‘apretar las clavijas’ para la aprobación de nuevos préstamos, es decir, les están exigiendo mayores requisitos a sus potenciales clientes, “aludiendo una menor tolerancia al riesgo y problemas específicos de este segmento”, explican los banqueros en la encuesta del Emisor.

Así lo considera necesario el 61,6 por ciento de las compañías de financiamiento, el 50 por ciento de los bancos y el 42,9 por ciento de las cooperativas consultadas.

Hoy, más que problemas de liquidez, que sí afectaron en el reciente pasado, las entidades creen que el obstáculo más grande que tienen para aprobar créditos son las mayores provisiones que están obligadas a hacer, en especial para los préstamos de consumo, barrera que hace tres meses era atribuida a la tasa de usura.

En el último año (febrero de 2011 frente a febrero de 2012), las provisiones del sistema crecieron 1,33 billones de pesos hasta acercarse a los 10,2 billones, según la Superintendencia Financiera.

Los establecimientos consultados también reconocen que el incremento de la tasa de intervención del Banco de la República ha comenzado a influir.