Archivo

Chile y Perú, los que más tienen TLC en marcha en la región

Para el Sistema de Información sobre Comercio Exterior son quienes tienen más acuerdos vigentes.

01 de abril 2012 , 04:47 p.m.

Abrir las economías a los mercados internacionales es una de las premisas que más se escucha por estos días, en que tanto se habla de acuerdos comerciales.
Algunos países comulgan más que otros con este modelo, de ahí que realicen esfuerzos ingentes por conectar sus mercados con los del resto del planeta.
Colombia, por ejemplo, sigue esa línea, aunque al interior del país haya voces a favor y en contra de la firma de estos acuerdos.
Las noticias sobre los avances en los Tratados de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea y Estados Unidos son los que más prensa ‘mojan’. Sin embargo, el país ya ha firmado acuerdos similares con otras naciones.
Al realizar un sondeo sobre la apertura de las demás economías de Suramérica, se encuentra que Colombia no es el único país que está interesado en abrir sus fronteras, como también se concluye que hay otros a los que su expansión comercial ni siquiera interesa.
MÁS Y MENOS
De acuerdo con las cifras que maneja el Sistema de Información sobre Comercio Exterior (SICE), de la Organización de Estados Americanos, el país de Suramérica que tiene más acuerdos comerciales vigentes es Chile, con 23.
Vale la pena anotar que, en el SICE se enumeran todo tipo de acuerdos comerciales, como los TLC, los de complementación, los de asociación económica y los acuerdo marco.
El segundo lugar en el escalafón lo ocupa Perú, que conforme a los datos proporcionados por el SICE posee 17 acuerdos comerciales vigentes. Carlos Ronderos, exministro colombiano de Comercio Exterior, destaca que “Chile y Perú tienen, desde hace 10 años, tratados con países con los que Colombia hasta ahora está empezando a negociar”.
Colombia, con 10 acuerdos comerciales vigentes según el SICE, tan solo supera a Ecuador (9) y Bolivia (4), y está por detrás del resto de países de Suramérica.
Vale la pena anotar que, dentro de los datos revisados se incluye en cada país los acuerdos negociados por los bloques comerciales a los que pertenece.
Así, por ejemplo, Paraguay suma los acuerdos firmados por el Mercosur, mientras que Bolivia recibe los pertinentes a la Comunidad Andina de Naciones (CAN).
También es válido resaltar que las profundidades de los acuerdos varían. No es lo mismo un pacto destinado exclusivamente al sector automotor, que un TLC en el que la incidencia de los diversos sectores de la economía es mucho mayor.
“Los TLC no solo son para comercio. Tienen capítulos de inversión, de servicios, por ejemplo. El país que los suscriba gana credibilidad. Los beneficios derivados de estos acuerdos son muy altos”, afirma Ronderos.
SOLO TLC
Si se desglosa el grueso de acuerdos comerciales en solo TLC, Chile y Perú siguen mandando la parada en el ámbito regional.
Chile, por ejemplo, tiene TLC vigentes con Canadá, México, Estados Unidos, Corea del Sur, los países EFTA, China, Panamá, Colombia, Perú, Australia, Turquía y Japón. Además, tiene pendiente los acuerdos con Malasia y Vietnam, y está negociando con Tailandia.
“Antes, los teóricos decían que se creaban ventajas creando TLC.

Ahora, el problema es que como todos los demás lo hicieron si usted no lo implementa queda por fuera de ese mercado”, opina Ronderos.
Brasil, el gigante económico de la región, tiene varios acuerdos comerciales vigentes a nombre de Mercosur, pero muy pocos de manera bilateral. Para Ronderos, este fenómeno se explica porque “no le interesa tener tratados con nadie.

El tamaño de su mercado es muy grande, lo que permite economías de escala que le han dado un desarrollo excelente”.
Pero mientras Brasil sustenta su poca apertura gracias a su inmenso mercado, otros países como Venezuela y Ecuador han optado por acuerdos de corte más político para integrarse al mundo.
“Ecuador y Venezuela no han querido integrase en el campo económico.

Se han retirado de las negociaciones, por ejemplo, con Canadá y Estados Unidos”, explica Ronderos.
El panorama de TLC futuros es amplio. Habrá que ver quiénes dan los próximos pasos.

Álvaro A. Cuéllar
Subeditor Portafolio