Salud

Avances en derechos de homosexuales son importante ayuda contra el sida en Latinoamérica

Países de América Latina y el Caribe avanzan en derechos de homosexuales y ello contribuirá a mejorar lucha contra el sida, dijo Pedro Zerolo, embajador del Onusida para América Latina y el Caribe.

20 de julio de 2010, 05:00 am

No obstante Zerolo destacó este martes en Viena que aún queda mucho por andar para erradicar el VIH y el sida, una pandemia que afecta al continente latinoamericano y, si bien no tiene dimensiones tan dramáticas como en África, afecta seriamente sobre todo a los sectores de la población más marginados.

Durante una marcha multitudinaria en defensa de los derechos humanos para los afectados por el sida, en la que participaron numerosos activistas de América Latina y el Caribe, Zerolo destacó la necesidad de que "los programas que se desarrollan en América Latina y el Caribe vayan a las poblaciones más vulnerables".

Un indígena chileno manifestó a Efe durante la marcha que ha llegado a la capital austríaca para manifestar su protesta "contra el actual presidente de la República (de Chile), que viola los derechos humanos de las personas que viven con VIH/sida, y más de las personas indígenas", aseguró.

"Tenemos acceso al tratamiento, pero no entendemos lo que el médico dice. Quiero que el médico hable lengua indígena para poder entender lo que dice. De eso se trata cuando se habla de acceso universal (a los medicamentos contra el sida) y no el acceso que le hacen a la masa", añadió.

Para Zerolo, quien es también Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, entre los más vulnerables están "los hombres que hacen sexo con hombre", donde se registra un aumento de la prevalencia de infecciones, aunque también no debe dejarse de lado la transmisión por las drogas.

"Hay que eliminar daño, hay que seguir avanzando, podemos erradicar esta pandemia. Se trata de comprometernos y los gobiernos deberían seguir comprometidos, como el Gobierno de España, con el cumplimiento de los objetivos del Milenio", insistió.

Destacó la necesidad de luchar "contra el estigma y la discriminación" y avanzar en el reconocimiento de derechos.

En este sentido, recordó con satisfacción la reciente legalización en Argentina del matrimonio entre homosexuales y otros avances en este campo, y se mostró optimista de que otros países, como Uruguay, seguirán el ejemplo argentino.

"América Latina se está convirtiendo en un referente de avance en derechos. Y eso es bueno porque elimina discriminación. Eso es bueno porque elimina estigmas. Y así se normaliza el acceso universal a los retrovirales", resaltó el delegado español.

Para Amaranta Gómez, una activista transexual indígena de México, entre los grupos vulnerables cuyos derechos deben ser defendidos están "las mujeres, las personas trans, las trabajadoras sexuales, los usuarios de drogas y los pueblos indígenas".

"Espero que después de (la conferencia de) Viena, podamos seguir y asegurar que los fondos para luchar contra el sida no disminuyan, al contrario, que se incrementen, para no demeritar todo el camino de 30 años (de lucha)", señaló a Efe esta activista.

Por su parte, Antonio Nevárez, presidente de Comac, un grupo de Monterrey (México) que lucha por los derechos de los afectados por el sida, expresó la esperanza de "que se desarrollen conciencias nuevas en los líderes juveniles de todo el mundo".

"Ya basta de concentrar la infección solamente en un país. También en Latinoamérica estamos sufriendo con el VIH/Sida", manifestó el activista mexicano.

"También en Latinoamérica estamos sufriendo con las infecciones de transmisión sexual. También en Latinoamérica estamos sufriendo por la homofobia, con la 'transfobia' y la 'lesbofobia'", dijo Nevárez en referencia a que la mayoría de los fondos internacionales se destinan a la lucha contra el sida en África.

"Ya es hora de romper con toda este paradigma y encontrar un poco más de soporte, sobre todo en la juventud", concluyó.

VIENA
Efe