Archivo

Carolina Herrera, primera dama de la moda, estará en Medellín para el cierre de Colombiamoda

La venezolana, diseñadora de mujeres famosas como Jackie Kennedy y dueña de más de 60 tiendas en todo el mundo, habló con EL TIEMPO.

30 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Cuando María Carolina Josefina Pacanins y Niño de Herrera tenía 40 años era la perfecta anfitriona. Una mujer de sociedad caraqueña, nacida en 1939, felizmente casada y con cuatro hijas, que se codeaba con el jet set.

Desde los 30 ya figuraba en las listas como una de las mujeres mejor vestidas del mundo y aparecía frecuentemente en las revistas. Lo tenía todo, no necesitaba trabajar, acababa de nacer su primer nieto, pero ella que quería hacer algo. "Creo que hay un momento en la vida de todo el mundo en el que uno debe hacer lo que realmente quiere".

Lo primero que se le vino a la cabeza fue diseñar telas. Inclusive, estuvo en Medellín, en 1980, conociendo las textileras. Pero entre Diana Breeland, una amiga personal de la familia, y el conde Rudi Crespi, que llevaba a todos los diseñadores italianos a Nueva York, la convencieron de hacer una colección.

De eso ya han pasado 25 años en los que su marca Carolina Herrera es sinónimo de elegancia y sofisticación. Es quizá la diseñadoras latinas más reconocidas a nivel mundial y ha vestido a famosas que van desde Jackie Onassis hasta Renée Zellweger.

¿Cuál fue su momento clave? El día de su primer desfile. Los 20 vestidos que conformaron su opera prima y que mostró en septiembre de 1981, en pleno Metropolitan Club de Nueva York, se vendieron como pan caliente. Y aunque recuerda que las críticas de la prensa no fueron las mejores, el éxito fue rotundo: las neoyorquinas se sentían seducidas por su estilo clásico.

"Cuando leía a los críticos, no los entendía. Pensaba que no habían visto muy bien el desfile porque a mí me había encantado. Recuerdo a cada uno de los 700 invitados que asistieron ese día y cada uno de los diseños. Fue glamurosísimo".

Y desde niña siempre estuvo motivada por el glamur. Aún mantiene intacto el recuerdo del primer desfile de modas de alta costura al que asistió. Su abuela la llevó a París, a un desfile de Cristóbal Balenciaga. Tenía 13 años. Esa experiencia la marcó, las líneas simples y claras del español aún la inspiran.

Desde su oficina de la Séptima Avenida, en el Garnment District de Nueva York, Herrera habló con EL TIEMPO.

¿Por fin aceptó la invitación de venir a Colombia?

Desde hace mucho quería ir. Pero mis tiempos no habían coincidido con los de la organización. Este año resultó todo. Estoy muy emocionada y me gusta mucho Colombia. Mi hija también va para el lanzamiento.

¿Qué veremos en la pasarela?

Mi última colección está inspirada en mujeres independientes y sofisticadas, que quieren ser chic sin ningún esfuerzo. Con un estilo propio, que no siguen las tendencias. Son muy elegantes y sofisticadas, independientes y hacen de todo. Verán trajes glamorosos, que fluyen sobre la silueta y realzan la figura de la mujer.

¿Qué sabe de la moda en Colombia?

No he visto mucha moda colombiana. Voy encantada a verlos y conocerlos a todos. Sé del trabajo de Silvia Tcherassi y me parece que lo hace divinamente bien. Pero no puedo opinar porque no he visto a los demás. Estoy encantada de ver y participar en Colombiamoda.

¿Se necesita mucho dinero para vestirse bien?

Una mujer elegante no lo necesita. Hay mujeres que tienen mucho para gastar y se compran todo lo que ven. Una persona que tiene cierta cantidad de dinero para vestirse lo piensa más y compra lo que realmente le queda bien.

¿Qué piezas no pueden faltar en el closet femenino?

Uno sale a comprar unos zapatos y termina comprando también un traje de noche que no necesita, pero que le gustó y que alegra cualquier armario. No pueden faltar básicos como unos buenos pantalones, un vestido de noche, un buen par de zapatos, faldas, unas sandalias. Infaltable una buena camisa blanca.

En las revistas siempre la vemos con esa camisa blanca. ¿Es su fetiche?

Me gustan porque siempre las he usado. Desde el colegio, cuando era pequeñita. También cuando montaba en caballo o jugaba tenis, cuando salía a algo importante. La camisa blanca hace que la mujer se vea muy fresca, bien arreglada. Es seductora.

¿Cuál es la época de la moda que más le gusta, que más la inspira?

Hay años que me han gustado mucho, pero lo retro, lo que ya se ha hecho, no lo quiero hacer. Hay que ir para adelante. Me encantan los 20, 30 y 40, me gustan mucho las hombreras grandes.

¿Cómo ha hecho para mantener el equilibrio entre su empresa y su familia. Es mamá, esposa, abuela...

Tengo unos equipos de trabajo fantásticos. Una persona sola no puede hacer todo eso. Además, fui educada con disciplina y así se tiene tiempo para todo. Y adoro lo que hago, no me están forzando para hacerlo. Además, cuento con el apoyo de mi esposo, Reinaldo Herrera. Tenemos muchos años de casados y nos llevamos divinamente.

¿Cómo hace para mantenerse tan joven?

Tengo una dermatóloga maravillosa. Y he tenido suerte porque en mi familia todos somos delgados, pero cuando me engordo un kilo, me lo bajo. Tampoco aburrir a la gente con la que uno va a comer diciéndole que está a dieta. Eso solo es para uno. Lo más aburrido del mundo es la gente que habla todos los días de dietas. Yo no lo hago.

¿Cuál es el secreto para envejecer con estilo?

Eso es justamente lo que los hombres y las mujeres deberían aprender porque no hay nada más triste en la vida que ver a una mujer que no quiere envejecer y se viste de niñita para verse más joven, cuando en realidad se ve 20 veces más vieja. En maquillaje, en vestimenta, hay una edad para todo en la vida.

¿Qué le falta por lograr?

Estoy encantada con todo lo que he hecho. No le pido a la vida más nada. Estoy feliz en la dirección que voy y con lo que estoy haciendo. Si volviera a nacer, haría lo mismo.

Un emporio de trajes y perfumes

Carolina Herrera tiene tiendas en sitios como Nueva York, Moscú y Dubai. Son en total 60. Pero, curiosamente, aún no vende en Venezuela. "Vendo perfumes, pero de moda no he hecho nada. En el futuro seguro abriremos una tienda allá".

Para ella, el mercado latino importantísimo. "A las mujeres latinas les encanta la moda. Tenemos muchos planes de aperturas". Eso incluye dos en México, una en Panamá y otra en Buenos Aires. También en sus planes está Colombia, pero aún no sabe cuándo abrirá aquí.

Su desfile de la pasarela Une-Orbitel en Medellín se realizará el 12 de julio. Será el cierre de Colombiamoda.

SANDRA PAOLA REAL M.
REDACTORA DE REVISTA ALÓ