Archivo

'Literatura y mujer', conversatorio del pasado viernes en Alianza Colombo Francesa de Pereira

Al evento fueron invitadas tres mujeres que tienen íntima relación con la literatura, que ofrecen una visión desde Pereira sobre el papel de la mujer dentro de la lucha en las letras.

30 de junio 2007 , 12:00 a.m.

A través de la historia la mujer ha tenido que ocupar espacios de menor importancia que los hombres; bueno, eso es lo que muestra la historia, hecha por los hombres, en la que se destaca la fuerza, brutalidad, guerra y heroísmo para su construcción.

En tanto que a la mujer se le ha otorgado un papel de menos trascendencia en apariencia, pero que con el paso del tiempo toma importancia para la historia de la sociedad.

Sin embargo, la mujer ha buscado siempre la manera de hacerse sentir y mostrarse ante la sociedad, y el lenguaje a través de la literatura ha sido y sigue siendo el mecanismo de relatar la historia, desde el punto de vista de la mujer.

Este fue el tema abordado en el conversatorio sobre literatura y mujer, llevado a cabo en la Alianza Colombo Francesa de Pereira. Al evento fueron invitadas Susana Henao, Diana Muñoz e Inés Emilia Rodríguez, profesionales, profesoras universitarias y sobre todo, amantes de la literatura, quienes continúan con la lucha femenina desde Pereira, plasmándola a través de sus experiencias y su escritura.

Tiempos de cambio

En el evento se retroalimentó lo que ha sido la historia de la mujer. Se habló de la situación de las mujeres siglos atrás, cuando la persecución fue una constante.

El conversatorio comenzó con los casos de las llamadas 'brujas', que a partir del siglo XIII fueron perseguidas por la Iglesia, tal vez intuyendo cierto temor de perder la posición que ocupaban los hombres en esa época, por lo que se les imputaban prácticas de brujería y se les condenaba a la hoguera.

Luego, con el paso de los siglos y el cambio filosófico, científico e industrial, el panorama cambia de manera considerable, "cuando se alfabetiza la mujer aprende a escribir y lo hace bien", dijo Diana Muñoz.    

'De las sombras a la luz'

Otro de los puntos que se tocó es la manera de escribir de la mujer y el proceso para la publicación de su escritura. "Antes las mujeres para publicar tenían que hacerlo con seudónimos, para no ser identificadas o debían contar con el apoyo de un hombre, como Virginia Wolf, que contó con el apoyo de su esposo".

Hoy en día la mujer no tiene que esconderse y aunque las publicaciones en porcentaje se hacen más para los hombres, las mujeres han ocupado lugares que antes no tenían. "En este país hace falta mucho por hacer, pero hay publicaciones que incluso han sido dignas de premios".

Se discutió además el tema de la influencia de la literatura que en algún momento escribió la mujer, cuando utilizaba en sus obras formas de decir las cosas sin explayarse en escritura, utilizando silencios en el ritmo de la escritura, lo que hoy es una tendencia en la literatura que escriben los hombres.

'Sí existe la literatura femenina'

Esta es la gran conclusión a la que se llegó en el conversatorio, y aunque las críticas y desacuerdos son constantes, puesto que se dice que la literatura es una sola, las invitadas hablaron sobre el estilo literario propio de la mujer.

"La mujer escribe desde su historia, desde su visión de mujer, pero también sobre el papel de ellas en la sociedad y sobre las voces marginadas como los ancianos y los aborígenes".

Existie una diferencia en el uso del lenguaje para la literatura en el hombre y la mujer. Lo importante, según Susana Henao, es la conciencia acerca de los conflictos dentro de la obra, que son distintos para el hombre y la mujer.

Es innegable el legado que la mujer le ha dado a la literatura que escribe hoy el hombre, como el caso de la literatura testimonial, que deja un poco de lado esas historias épicas que por tanto tiempo acompañaron a la humanidad. Una literatura reflexiva, asociativa y emocional, propia de la mujer. 

PEREIRA