Archivo

¡Aló!, ¿Alí?

Llega a las pantallas colombianas el show de entrevistas irreverentes que dio vida a Borat.

29 de junio 2007 , 12:00 a.m.

HACE APENAS UN AÑO, el comediante Sasha Baron Cohen era prácticamente desconocido en Colombia. Pero tras el éxito mundial de Borat, la película que narra el disparatado viaje de un periodista kasajo por Estados Unidos, y que le valió a Baron Cohen el Globo de Oro en la categoría de "Mejor actor de comedia", el interés por esta mezcla inglesa de Don Jediondo y Jaime Garzón creció como la espuma no solo en Colombia sino en toda Latinoamérica.

Tanto así que el canal Sony decidió darle un espacio privilegiado en su programación, dentro de la franja PI (políticamente incorrecto) que estrenó el pasado 12 de junio en el horario del martes en la noche. Se trata del Show de Ali G, un programa de entrevistas en el que Baron Cohen saca a lucir sus dotes de comediante con preguntas incisivas y graciosas a los más diversos protagonistas de la farándula, el deporte y la vida social británica y estadounidense.

Ali G -un rapero blanco que quiere hacerse pasar por negro y adora a Bob Marley, aunque cree que el rey del reggae es africano-, fue creado por Cohen para el programa The 11 O'Clock Show, que en 1999 obtuvo el premio de la Academia Británica. Pero se volvió tan popular que terminó con un espacio propio, que comenzó a emitirse en 2000, en un formato que incluía dos personajes más, protagonizados por el propio Cohen: Bruno, un amanerado punketo de origen austriaco experto en moda, y Borat, el escatológico periodista de Kazajstán que terminó convertido en leyenda al llevar al cine su calamitoso documental sobre la vida estadounidense.

Aunque son tres personalidades diferentes, los personajes de Cohen buscan el mismo objetivo: hacer reir con base en un humor centrado en preguntas estúpidas que causan respuestas estúpidas, o bien en preguntas falsamente ingenuas que esconden una ponzoña difícil de repeler por parte de los invitados, entre los que se cuentan, por ejemplo, Mohammed Al Fayed, dueño de las famosas tiendas Harrods; el escritor estadounidense Gore Vidal, y el futbolista  inglés David Beckham.

Aunque en la mayoría de los casos, Ali G y sus secuaces Bruno y Borat no hacen sino burlarse de sus invitados, el resultado entre el público es de un extraño júbilo, no sólo por la manifiesta provocación de las preguntas de Baron Cohen, sino por la decidida intención de hacer descender a los ídolos del pedestal. En últimas, les deja ver frente a las cámaras que, en realidad, no son tan importantes.

PREGUNTA PERTINENTE

Apartes de una entrevista de Ali G con un experto en drogas que habla sobre los efectos de la marihuana:

-Acelera el pulso, baja la tensión; hay una sensación de adormecimiento, las funciones del organismo se vuelven más lentas, la noción del tiempo se pierde y hay una impresión creciente de paranoia.

Y entonces Ali G pregunta:

-¿Hay algún efecto nocivo?