Archivo

Citroën muestra sus novedades: el C4 Picasso y el C2

Se trata de dos autos con públicos diferentes, pero que conjugan la belleza y la comodidad con una buena máquina.

29 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Citroën lanzará el C4 Picasso

Este vehículo monovolumen adopta una tendencia futurista conocida como 'visiospace', que consiste en incorporar techos de cristal y ventanas muy amplias, que le dan total claridad al interior.

Además, esta característica mejora la visibilidad del conductor en todas las direcciones. Según el fabricante, el techo de la nueva Picasso es el más 'panorámico' de su categoría.
La capacidad para llevar a siete personas cómodas hace de este vehículo uno especial para viajes largos y paseos en compañía de la familia.

Seguridad y accesorios

También Incorpora freno de mano automático accionado por electricidad, un baúl espacioso, función de ventilación con el motor apagado, sistema de calefacción adicional, aire de calidad y fragancias de fábrica. Los cristales tienen filtros de protección solar.

El modelo para Colombia viene en versión con motor de gasolina de 2 litros, 16 válvulas y 143 caballos de potencia. Es económico y el fabricante se está preocupando cada vez más para que sus motores contaminen lo menos posible.

Posee una caja automática 'tiptronic' y  una caja electro-hidráulica para una mayor fluidez y rapidez en los cambios.

La seguridad pasiva es muy completa, pues incluye siete airbags, uno por cada ocupante y un airbag de rodilla para el conductor. Tiene especial diseño en la seguridad de los niños con testigo y alerta de no llevar puestos los cinturones de seguridad, así como espejo de vigilancia de los niños.

El modelo ya está disponible en la red de concesionarios de Citroen en Colombia y tiene un precio de 93,9 millones de pesos.
Este fin de semana, Parra Arango y Cía S.A., distribuidor exclusivo de Citroën para Colombia, lanzará el nuevo modelo en Girardot.

El C2: pequeño y con personalidad

Este pequeñín con motor de 1.4 litros cuesta 43,5 y 47,9 millones de pesos en sus versiones de gasolina y Diesel, respectivamente.

El atractivo diseño exterior del C2 se complementa con una personalidad bien definida, pues se distingue perfectamente del hermano que le sigue, el C3, y cuenta con una historia propia.

Este pequeño con pinta de carro de rally aloja a cuatro pasajeros con comodidad. Si quiere llevar a un quinto ocupante, con seguridad viajará incómodo pues las sillas traseras son completamente independientes y por tal razón carecen de puesto en la mitad.

Esa independencia permite que el usuario configure el espacio de carga como le plazca, ya que las sillas son abatibles, reclinables y se pueden mover hacia delante y hacia atrás.

A un carro de tan pequeñas dimensiones no se le puede pedir que tenga gran espacio de carga cuando va con el cupo completo, pero definitivamente sí ofrece buenas opciones para cuando viajan dos personas con equipaje. Además, el acceso al baúl es muy sencillo gracias a la división del vidrio y de la tapa, que les permite abrirse de forma independiente.

En cuanto al brío, el tamaño y el peso de la carrocería le permiten al motor de 1.4 litros y 75 caballos (el de gasolina) desplegar buen pique, aunque no es tan sobresaliente en este aspecto como uno esperaría. El modelo Diesel despliega la potencia de una forma un tanto distinta, pues se demora unas milésimas en responder, pero cuando lo hace el conductor se puede dar el lujo de ver a los demás compañeros de semáforo volverse pequeños en el espejo.

La dirección, sobresaliente

Es raro ver un carro que lo iguale en obediencia y suavidad en la dirección. Este es precisamente uno de sus aspectos innovadores: dirección eléctrica con asistenta variable, que quiere decir que un motor eléctrico le ayuda al conductor a hacer fuerza sin que este lo note. 

Quien no esté acostumbrado a una dirección tan suave podría pensar que esta es 'celosa' en carretera, cosa que no es así, pues es completamente estable cuando va impulsado y no existe una sensación de inestabilidad cuando se incrementa la velocidad.

Llama la atención de su exterior el hecho que las ventanas laterales no coinciden en la parte baja, lo cual da un efecto de corte en el diseño. Dicho efecto de dos diseños diferentes -aunque complementarios- se reafirma en el terminado diagonal de la parte trasera y la bella forma retro y redonda de la trompa.

Cuando se le mira por delante, el 'sex appeal' es inmediato para la gente joven, sobre todo las mujeres, que se refieren a su presencia como 'cuco', 'tierno' y 'divino'; mientras que para los hombres evoca más un carro que se puede acelerar a fondo y maniobrar en situaciones extremas.

El interior es otra historia, pues presenta un tablero moderno, con pantalla de datos en la mitad, relojes de fácil lectura y mandos del radio en una palanca ubicada justo detrás del timón, para maniobrar con la mano derecha.

Como parte de la seguridad pasiva, cuenta con dos airbags frontales y dos laterales, y ofrece otras novedades como desempañadotes térmicos, computador a bordo, asiento del conductor ajustable en altura y vidrios eléctricos.

Ficha técnica

Motor: 1.4 litros, ocho válvulas.

Caballos de potencia: 75 (gasolina) y 70 (Diesel).

Alimentación: inyección multipunto.

Dirección: eléctrica con asistencia variable.

Caja de cambios: mecánica de cinco velocidades.

Frenos: de disco adelante y tambor atrás, sin ABS.
Accesorios: radio CD con cuatro parlantes y mandos en el timón, doble airbag delantero y dos laterales. limpiaparabrisas trasero intermitente, tapicería en diferentes tipos de tela, entre ellas una con material antideslizantes.

Precio: 43,5 y 47,9 millones, con motores de gasolina y Diesel, respectivamente.