Archivo

A la ciudad le están robando sus propios parqueaderos

Personas y empresas que tomaron en arriendo parqueaderos propiedad del Instituto Distrital de Recreación y Deporte utilizan argucias legales y largos procesos para no pagar ni devolver terrenos.

27 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Desde 1994, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) está pidiendo la devolución de los parqueaderos norte y sur del estadio El Campín. Su argumento: la persona que los tomó en arriendo en 1992, Miguel Moreno, empezó a incumplir el pago del canon de 2.500.000 pesos mensuales.

Trece años después no ha logrado que se los entreguen. Moreno ha instaurado demandas y tutelas, y ha alargado un proceso que parece interminable. Desde 1999, cuando dejó de pagar arriendo por una tutela que le ganó al IDRD, este ha dejado de percibir 2.500 millones de pesos.

Por si esto fuera poco, el IDRD tampoco ha conseguido que le devuelvan el parqueadero del estadio de Techo.

Pidió su devolución el año pasado, a la Liga de Fútbol de Bogotá, entidad que lo manejaba desde 1994. El estadio fue entregado, pero el parqueadero no. La persona que lo tiene alquilado dice que hay un contrato de por medio.

Aquí no hay deuda. Cuando el IDRD le entregó la administración de Techo a la Liga de Fútbol de Bogotá le dio la potestad para que los dineros que recibiera por el parqueadero los utilizara en el sostenimiento del escenario.

Estas situaciones fueron alertadas por el concejal Fernando Rojas, del Polo, quien dice que Bogotá no solo está perdiendo dinero.
"También podría perder los terrenos donde están los garajes".

Pero Rojas habla de dos parqueaderos más: los de los parques Simón Bolívar y La Florida. Estos fueron arrendados en 1996 y 1997, respectivamente. El primero a Parking Internacional (que paga 7.339.500 pesos mensuales) y el segundo a La Sabana (que cancela 2.195.440 pesos mensuales).

El asunto es que, según Rojas, estas empresas no han devuelto los parqueaderos, pese a haber sido pedidos por el IDRD, porque "los ampara la figura jurídica de la prórroga automática de contrato" y porque, según el documento que firmaron con el IDRD, ese contrato solo se acaba por incumplimiento de obligaciones, la instalación de un negocio diferente al que funciona o por ruina del lugar.

José Tapias, director del IDRD, manifiesta que en la situación de los parqueaderos de Techo y El Campín "se han hecho todos los procesos y se ha llegado a todas las instancias judiciales. Pero hemos conseguido muy poco".

Agrega que el caso de los dos de El Campín es el más preocupante, pues en el 2004, Moreno, quien los tomó para usufructuarlos, dijo que los iba a devolver. Pero cuando el IDRD fue a recibirlos se encontró con que los había cedido a Bruno Acero, quien hoy se beneficia de ellos.

Rojas sostiene que estos bienes de uso público deben "volver al Distrito". Y agregó que ha habido debilidad en los procesos jurídicos para lograr su devolución "en esta y en otras administraciones".