Archivo

Moteles camuflados como hospedajes podrán ser cerrados por alcaldía locales en Bogotá

La autorización se desprende de una carta en la que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo resolvió una consulta en tal sentido formulada por la Personería Distrital.

26 de junio 2007 , 12:00 a.m.

"Los alcaldes locales sí pueden proceder en forma oficiosa a la clausura de los establecimientos de comercio que prestan servicios turísticos sin la debida inscripción en el Registro Nacional de Turismo", dice la carta.

El Ministerio señala que no es necesario que esté en curso una investigación administrativa contra el establecimiento, según el artículo 72 de la Ley 300 de 1996 o Ley General de Turismo.

Según un estudio de Personería y la Secretaría de Gobierno, en la ciudad existen por lo menos 500 moteles funcionando tras la fachada de hostales y que deberían ser cerrados por violar la norma. En su mayoría están ubicados en las localidades de Suba, Kennedy, Usaquén y Antonio Nariño.

El Ministerio investiga 23 sitios que operan así, entre ellos algunos ubicados en la zona residencial de Suba, que han generado airadas protestas de los vecinos.

Antes de esta carta del Gobierno Nacional, y por una petición del contralor distrital, Óscar González Arana, un concepto del Consejo de Estado había avalado la competencia de las alcaldesas locales para cerrar estos moteles disfrazados.

En Suba, el problema ha levantado fuertes protestas de los vecinos, que denuncian la presencia de estos negocios en la calle 144 con carrera 90, en plena zona residencial. De hecho, la presión de la comunidad obligó el cierre de un negocio de esas características en el 2005.

La Personería advirtió ayer que los expedientes contra algunos de estos moteles "fueron abiertos por ofrecer información engañosa o crear confusión en el público respecto a las características del servicio; por incumplir con las obligaciones en materia de turismo; y por operar sin estar inscrito previamente en el Registro Nacional de ese sector de la economía".

Hace tres años, la Personería Distrital le había solicitado a la Procuraduría General de la Nación una investigación a las curadurías urbanas 2 y 4 de Bogotá por otorgar licencias de construcción a cinco hostales en la localidad de Suba, que serían en realidad moteles.