Archivo

Actor Yúldor Gutiérrez es un ejemplo de un inversionista previsivo

Al actor se le conoce como un gran actor profesional y como magnífico director y productor de nuestra televisión.

26 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Lo que pocos conocen es que además, desde muy joven, es un escrupuloso y dedicado inversionista de sus ingresos. Algo que sorprende en un medio como este, donde se cree que hay despilfarro.

Gutiérrez, en este momento productor ejecutivo de una telenovela, supo muy temprano que la profesión de actor en muy inestable y por eso los ingresos son ocasionales. Para estos trabajadores, el "cuarto de hora" lo deben aprovechar al máximo o si no terminan ya no siendo la admiración del público sino que provocan la lástima general por la ruina en que viven, asegura.

Hace 25 años, Gutiérrez hizo su primer negocio: vender ropa.
Luego, buscando alguna compatibilidad con su profesión, se puso a alquilar videos. De ahí salto a algo mas productivo: alternar la actuación montando espectáculos y manejar las relaciones públicas de algunas empresas. Ya con un capital importante, invirtió en transporte y en bares-restaurantes.

Pero Gutiérrez hizo y hace otro tipo de inversión que le permite recibir mejores ingresos, o mejor, cobrar mas por su trabajo: invierte en su preparación, en el mejoramiento como actor o director. Ahorra y se toma no su año sábatico, sino su año de especialización. También, para sorpresa de muchos, es un estudioso de los temas que tienen que ver con finanzas personales, y no se asusta cuando le hablan de acciones, de bonos, de divisas.

Se 'afiebró' a estos temas cuando se enfrentó con la dura realidad de que los actores no tienen protección, no tienen regalías ni primas, ni ingreso distinto al salario que reciben cuando los contratan.

"Ante esto, uno debe tener dos fortalezas: estabilidad económica y un futuro asegurado. Por eso la inversión", señala Gutiérrez, y agrega: "En mi caso, no hago inversiones de alto riesgo para evitar que de pronto, por recibir altas ganancias, se vayan al suelo. Prefiero negocios pequeños con ganancias pequeñas. Soy lo que los expertos llaman un inversionista conservador".

Pero un inversionista no 'cegado' en invertir por invertir ni buscando unos 'años dorados' sentado en colchones de plata: "Recibir otros ingresos me permite, aparte de seguridad, depender menos del trabajo en la televisión, poder escoger lo que quiero hacer, tener independencia creativa. Mire, una solución económica a futuro le permite al actor escoger los personajes que mejor pueda interpretar".

Y como consecuencia, según señala, manejar bien los tiempos. "Por ejemplo hago frecuentes paradas en la actuación: viajo a donde pueda formarme mejor como actor o director. De hecho estuve en esto durante dos años. Esto no lo hubiera podido hacer sin tener estabilidad económica".

Esta disciplina de la inversión, del ahorro no se la guarda Gutiérrez para sí mismo. Con otras palabras, ahí sí es un derrochador y siempre que está en la dirección de cualquier obra, conmina a sus actores a que no despilfarren el dinero. Los anima a que inviertan para que, por último, no solo se consoliden en la actuación sin en proyección de vida. En Francisco el matemático inició en forma esta parte del libreto.

"Yo les dije a los muchachos, primero que todo, reducir los gastos al mínimo durante el primer año de trabajo. Así se asegura cualquier temporada larga sin trabajo. Luego, invertir en educación y adquirir vivienda. En porcentaje, los gastos no deben pasar del 30 por ciento en la primera etapa. En la segunda, si pueden ahorrar un 40 o un 50 por ciento.

¿Y cómo les quitó el afán de gastos suntuarios, común en ese medio?

Sí, aquí un gran sector del medio maneja una economía de traqueto. Comprar siempre lo último, así en sus casas medio coman. Bueno, les decía que el dinero que estaban recibiendo era por un tiempo nada más. No por toda la vida. Que el derroche es propio de nuevo ricos y si es cierto que los sueldos a veces son exagerados, estos no son eternos. Por último, si alguien se aparecía con una muestra de despilfarro, de inmediato era censurado por todos los demás.

¿Esta claridad sobre manejo del dinero, cuando empezó?

Bueno, yo era de una familia numerosa, de ocho hermanos. Soy el quinto. Cuando entré a la televisión, mis ingresos mejoraron mucho. De tal suerte que en la casa tuve que organizar la economía con mis hermanos, que no tenían ingresos fuertes. En fin, lograr un promedio justo.

¿Cuál es el enemigo de los actores para no ir consolidando el futuro?

Este es un medio de picos. Un día estamos en estrato uno y amanecemos en estrato seis. Desde luego, los picos altos son nuestros enemigos si no sabemos manejar esos pocos días de prosperidad.