Archivo

Procuraduría abrió investigación a miembros de la Policía por interceptación de teléfonos

Los siete policías, entre oficiales y del nivel ejecutivo, también fueron suspendidos mientras el organismo de control los investiga por interceptar teléfonos sin orden judicial.

25 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La investigación tiene que ver con las 'chuzadas' ilegales que miembros de la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol) hicieron a desmovilizados jefes paramilitares, políticos, altos funcionarios del Estado y periodistas.

El caso se conoció hace mes y medio, cuando la revista 'Semana' dio a conocer parte de esas interceptaciones.

Según conoció EL TIEMPO, entre los afectados con la decisión de hoy son el general Guillermo Chavez Ocaña, en ese entonces director de Inteligencia de la Policía Nacional y quien pidió la baja de la Policía cuando estalló el escándalo.

También fueron afectados con la decisión el teniente coronel Luis Antonio Rueda Velosa, jefe del Área de Producción de Inteligencia; el teniente coronel Jairo Ariza Gonzalez, jefe del Área de Contrainteligencia; el teniente coronel Jhon Lizarazo Suarez, jefe del grupo de Seguridad Interior de Contrainteligencia; el mayor Mauricio Pedraza Rocha, jefe del grupo de Procesamiento de Señales e Imágenes; la mayor Gloria Lucía Otalora Gómez, jefe del grupo de Ingeniería y Soporte de Información, y la intendente jefe Alisneider Gómez Rondón, administradora de Seguridad Informática.

La suspensión, que inicialmente es de tres meses, cobija a estos seis uniformados, que aún están en servicio activo.

Los investigadores de la Procuraduría, con el apoyo de la Policía, consiguieron pruebas que apuntan a que esos uniformados incurrieron en faltas disciplinarias como: interceptación de comunicaciones sin orden judicial, omisión de controles y seguridad de la información a cargo de la DIPOL, fuga de información y violación de los derechos a la intimidad, antecedentes de corrupción y destrucción de información sometida a reserva, borrado de información de inteligencia, abuso de autoridad y violación a los derechos fundamentales, entre otros.

Fuentes del Ministerio Público dijeron que se decidió suspender a los investigados pues hay evidencia de la reiteración de conductas y la posible interferencia de los investigados en el desarrollo de las pesquisas, "como ya se demostró y que pudiera llegar a repetirse", aseguró una fuente oficial.