Archivo

Citibank inauguró dos aulas en escuela de sector deprimido de Sincelejo

La escogida fue la Institución Educativa la Unión en el barrio Uribe Uribe,cuya cobertura escolar es de 401 niños, entre los 5 y 9 años.

24 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La obra, que favorece el mejoramiento de la calidad de vida de los estudiantes, fue realizada con aportes de Citibank-Colombia S.A. y el gobierno de los Estados Unidos, a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid).
 
Durante la fase de adecuación, la Fundación Panamericana para el Desarrollo (Fupad) administró y ejecutó los recursos, mientras que la Corporación Minuto de Dios se encargó de la administración del centro, mantenimiento y buen uso a la infraestructura construida.
 
"Los salones nuevos son bonitos, amplios y frescos. Me siento cómodo, me gustaría que hicieran más iguales a estos, para que otros niños puedan entrar a estudiar aquí", afirmó sonriente Jahn Carlos Medina Romero, estudiante de 8 años, del grado tercero de primaria.
 
La mayoría de los estudiantes beneficiados con la ampliación de la Institución, pertenecen a población en condición de desplazamiento y vulnerabilidad.
 
Argemiro Ordóñez, coordinador de disciplina de la Institución, afirma que el proyecto ha contribuido decisivamente a la solución de la problemática educativa en materia de infraestructura.
 
"Esto ha satisfecho en parte las necesidades de esta comunidad vulnerable socio- económicamente. El año pasado recibió dos baterías sanitaras, cuatro aulas y ahora dos más. Estamos a la espera de otras dos, que pienso serían solución definitiva a la institución", precisó.
 
Los representantes de la empresa mostraron satisfacción con el nuevo aporte.

"Entregar esta obra a la comunidad para su propio desarrollo y educación es satisfactorio porque se están generando oportunidades para las generaciones futura y es muestra de nuestro compromiso con el país", explicó Franco Moccia, presiente de Citibank-Colombia S. A. 

Trabajadores, aportadores
 
Pero para este proyecto, hubo aportes voluntarios de los trabajadores de Citibank.

"El proyecto en Sincelejo fue muy importante para todos en Citibank, precisamente por la condición de desplazamiento que presentan muchos de los niños que aprenden aquí. Cabe destacar que los citibanqueros (trabajadores del Citibank) contribuimos de manera generosa, pues los útiles y morrales que entregamos, se consiguieron con aportes de los salarios de nosotros", expresó, Diana Sigüenza Jaramillo, vicepresidente de Imagen Corporativa de Citibank.
 
Además del aumento en infraestructura, se amplió la cobertura de servicios de educación, impulsando una estrategia educativa-productiva para unos 1.642 niños y jóvenes en formación del sector.
 
Las nuevas aulas beneficiarán así mismo, a 250  adultos sin formación escolar que reciben educación en La Unión.
 
"Hay 90 que se capacitan. Son personas que han llegado sin saber leer ni escribir y mediante el programa ABC, proveniente de Canadá con traducciones en español, se logra que ellos escriban su nombre, desarrollen operaciones matemáticas y lean y escriban oraciones y textos", puntualizó, Libardo Cabadía, docente del programa ABC para adultos.
 
 "Mis hijos que viven en otras ciudades me llaman cada vez que tengo clases para saber que de nuevo aprendí. No ha sido difícil, ya se sumar y me siento feliz porque puedo leer la Biblia en las noches. La experiencia es gratificante por eso he invitado a muchas personas a que se vinculen, pero dicen que les da vergüenza. No sé porque, pues a pesar de mis años cuento con una espíritu activo, que quiere lograr lo que en la juventud no pude", cuenta Braulia Mercado, adulta mayor de 72 años, que tiene 7 hijos y 15 nietos y es beneficiaria del programa ABC lectores.
 
LUZ VICTORIA MARTÍNEZ
Especial para EL TIEMPO
SINCELEJO