Archivo

Acceso a Internet se normalizaría este sábado, tras arreglo del cable Arcos

Un barco de la compañía Columbus Networks -operador de la conexión- ingresó a aguas venezolanas el jueves en la noche para reparar el daño y reemplazar un tramo de cinco kilómetros de fibra óptica.

22 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El problema en Arcos se presentó en la noche del miércoles y afectó principalmente a los usuarios de Internet en los hogares. Para suplir las necesidades de conectividad de sus clientes, operadores como ETB, Telefónica-Telecom y Orbitel recurrieron a los cables Maya y Panamericano.

Respecto a lo sucedido, Eduardo Gandarilla, vicepresidente Ejecutivo de Ventas y Mercadeo de Colombus Networks, señaló: "Entendemos y comprendemos las molestias que puede generar una disminución de la capacidad de los cables de fibra óptica y por lo tanto no hemos escatimado esfuerzos y recursos para solucionar el corte en el menor tiempo posible".

El daño de esta semana en el cable Arcos es el tercero que se ha registrado en esta red en el último año, pero el más grave, sin duda. El 63 por ciento del tráfico de Internet y datos del país se realiza a través de este canal. En la región, esta cifra es del 51 por ciento.

Llegó nuevo cable de telefónica

Lo sucedido esta semana puso en evidencia la fragilidad de las redes submarinas que mantienen conectada a Colombia con el mundo.

Para mejorar esta situación, la multinacional española Telefónica confirmó la llegada de su cable de fibra óptica SAM-1 a las costas colombianas. Se tiene previsto que en los próximos días esta red -proveniente de Puerto Rico- será tendida en su tramo final en Barranquilla.

La compañía de telecomunicaciones calcula que la red SAM-1 permitirá elevar en 50 por ciento la capacidad de conexión a Internet del país. Este cable entrará en operación a finales de año.