Archivo

Ahí están y ahí se quedan

Desde la cárcel políticos y jefes paramilitares siguen manejando los hilos del poder, con miras a las elecciones de octubre.

22 de junio 2007 , 12:00 a.m.

EL PRÓXIMO GOBERNADOR del Cesar manejará 4,5 billones de pesos de regalías del carbón; el de Norte de Santander tendrá poder decisorio en la ejecución de cuatro proyectos mineros, energéticos y agroindustriales; el de La Guajira dispondrá de 210 millones de dólares para la construcción de la represa del río Rancherías...

En resumen, detrás de las elecciones del 28 de octubre se mueven millonarios intereses económicos, sobre todo en las zonas de influencia paramilitar. Y la cárcel no ha sido obstáculo para que políticos que se fortalecieron con el apoyo de los fusiles sigan moviendo sus fichas para controlar la sucesión que les garantice conservar el control de sus feudos electorales. Por ejemplo, hay evidencia de que Enilce López, La Gata, ha ordenado a sus fichas en Bolívar que se sometan a una encuesta para determinar a quién financiar. Y en la cárcel de Itagüí, jefes paramilitares como Salvatore Mancuso maneja los hilos del poder en amplias zonas de Córdoba que han estado bajo su control.

CAMBIO recorrió las regiones más críticas, identificó las fichas del ajedrez político que se juega en ellas y elaboró un mapa de riesgo que incluye prácticas como trasteo de votos, tráfico de influencias del poder regional y presión armada de grupos emergentes.

CESAR: OPERACIÓN AVISPA

Cuatro de los cinco aspirantes a la Gobernación que se lanzaron a la arena electoral están ligados a la casa Araújo, un clan político cuya influencia no parece haber disminuido a pesar de que dos de sus principales representantes, el senador Álvaro Araújo Castro y el gobernador Hernando Molina, están tras las rejas, y de que el patriarca de la familia, Álvaro Araújo Noguera, está huyendo.

Sin embargo, los cuatro candidatos harán campaña avalados por corrientes políticas distintas, en desarrollo de una especie de operación avispa que ha intentado, incluso, llegar hasta las huestes del Partido Liberal, opositor del Gobierno.

Hasta la semana pasada, tres de ellos, Arturo Calderón, Guillermo Castro y Fredy Socarrás, estaban listos en el partidor para una consulta popular anunciada para el 8 de julio por el movimiento Alas Equipo Colombia. Pero la consulta ya no se llevará a cabo por discrepancias entre los aspirantes y sólo Socarrás, que fue diputado de la Asamblea departamental a nombre del movimiento y es médico de confianza de la familia Araújo, seguirá cobijado por las alas del grupo del senador hoy detenido.

Calderón y Castro buscaron refugio en otras toldas del uribismo: Convergencia Ciudadana y La U. No obstante, todos están unidos por vasos comunicantes. Calderón fue Secretario de Salud de la administración de Hernando Molina y es sobrino de Benjamín Calderón, representante de la empresa Uniapuestas y quien en llave con Luis Eduardo Mejía Araújo maneja el negocio del chance el departamento, apoyado por los Araújo. En cuanto a Castro, reemplazó durante nueve meses al destituido gobernador Rafael Bolaños.

La partida de cobijas de Socarrás, Calderón y Castro coincidió con el intento de un cuarto alfil de los Araújo, Rubén Carvajal Rivera, de inscribirse en la listas del Partido Liberal, empresa en la que fracasó porque fue rechazado por decisión unánime de las directivas del Partido. Carvajal envió un derecho de petición al jefe único del liberalismo, César Gaviria Trujillo, para exigirle que revelara las razones del rechazo y éste acogió a los estatutos del Partido y a la Ley Electoral e invocó el principio de "verdad sabida, buena fe guardada" para justificar la decisión.  No obstante, las razones del rechazo son obvias en los medios políticos del Cesar: Carvajal es cuñado del gobernador Molina. Carvajal anunció que recogerá firmas para presentarse como candidato cívico.

El panorama preelectoral en el departamento, afectado por denuncias sobre la persistencia del influjo paramilitar, se vio aún más enrarecido el domingo 17 de junio. Ese día fue atacada a tiros la casa del representante liberal Pedro Muvdi, fuerte contradictor político de los Araújo, y quien es patrocinador de la  aspiración de Jesús Namen Rapalino, el único candidato liberal en la contienda.

El atentado se produjo dos semanas después de que otro dirigente del liberalismo del departamento, Alfonso Palacio Niño, testigo clave de la Corte Suprema en el proceso de la parapolítica, denunció el rearme de paramilitares en La Jagua, San Alberto, San Martín, Aguachica, Curumaní y Chiriguaná.

La oposición se ha quejado por la falta de garantías y su preocupación se basa no sólo en los hechos mencionados, sino en que la semana pasada la Registraduría designó como su delegado en el departamento a Tirso Alberto Caballo Gutiérrez, primo del senador Araújo y en que todos los órganos territoriales de control son cuota de la misma familia.

MAGDALENA: LA MANO DE LUNA

En este departamento, la nominación de candidatos ha sido una caja de sorpresas. Carlos Caicedo Omar, suspendido de la Rectoría de la Universidad del Magdalena y detenido en su casa por orden de un fiscal anticorrupción, se lanza a la Gobernación con el respaldo de firmas ciudadanas.

Su principal contradictor es Trino Luna, investigado por la Fiscalía por supuestos vínculos con paramilitares, detenido en La Picota y suspendido de la Gobernación, y quien desde la cárcel está moviendo los hilos para asegurar la elección de Omar Díaz Granados. El Partido Liberal sostiene que, pese a su condición de procesado por supuestos nexos con Jorge 40, Luna no ha perdido un ápice de poder, y está molesto porque ha logrado que el Gobierno no  haya escogido su reemplazo provisional, de los nombres de la terna que pasó la Dirección de la colectividad.

En cuanto a la  Alcaldía de Santa Marta, en la lista de aspirantes figura José Domingo Dávila Armenta, ex congresista cuyo nombre figura en el llamado pacto de Pivijay, un documento que hace parte de las pruebas que tiene en sus manos la corte Suprema sobre la forma como Jorge 40 organizaba sus circuitos electorales en el departamento. También aspira al cargo el ex alcalde de Barranquilla Humberto Kaiafa, quien decidió mover su base electoral y quien además competirá con Juan Carlos Vives Menotti, ex director de la Dirección Nacional de Estupefacientes.

NORTE DE SANTANDER: HERENCIA MILLONARIA

No es exagerado afirmar que el próximo gobernador de Norte de Santander se sentará sobre una mina de oro. Su llegada al cargo coincidirá con el despegue de cuatro grandes proyectos en los sectores energético, minero y agroindustrial.

Multinacionales de la talla de Harkem Energy, Solana Resources y Petrobrás están pendientes de los resultados de los estudios sísmicos de un terreno de 260.000 hectáreas en el Catatumbo para emprender exploraciones petroleras, y del proceso de concesión para la instalación de una planta de generación de energía en Campo Dos, en la misma zona.  También es jugosa la lista de los que aspiran a operar un complejo carbonífero que va desde Sardinata hasta Río de Oro, donde estará la veta más grande a cielo abierto después de la del Cerrejón. En lo que se refiere a los proyectos agroindustriales de explotación de palma africana, ya hay en explotación 5.000 hectáreas y está abonado el terreno para la construcción de una planta extractora de aceite en Tibú.

Muchos millones de dólares de por medio y aspiraciones políticas de los mismos sectores de siempre. No se vislumbran candidatos cívicos, independientes o de oposición, pues la ofensiva paramilitar en el departamento de los últimos 10 años les costó la vida a 1.500 líderes y activistas de la izquierda democrática y de movimientos de oposición. La candidatura más opcionada para la Gobernación, apoyada por una coalición uribista, es la de William Villamizar Laguado, ex concejal que se abrió paso en la arena política en las filas del movimiento que llevó a la Alcaldía de Cúcuta a Ramiro Suárez Corzo, fuertemente cuestionado por posibles vínculos con grupos paramilitares..

El poder de Suárez, que estuvo detenido por este motivo, no ha sufrido mella y por eso en los medios políticos del departamento aseguran que el engranaje y la maquinaria electoral de Ramírez -el senador Manuel Guillermo Mora, los representantes Carlos Augusto Celis y Eduardo Benítez, y el dirigente Carlos Torrado- están aceitados para sacar adelante la candidatura de Villamizar. Un invitado de última hora a esa coalición es el senador liberal Juan Fernando Cristo.

En las consulta conservadora del 8 de julio se medirán Sylvia Corzo, hermana del senador Juan Manuel Corzo; Jorge Morelli y Andrés Hoyos. Las apuestas  a su favor son bajas.

CÓRDOBA: TINGLADOS FAMILIARES

El martes 19 de junio, varios hombres armados llegaron hasta la casa de Jaider Rafael Cueto, aspirante cívico a la Alcaldía de La Apartada, Córdoba, y le exigieron que suspendiera las denuncias sobre trasteo de votos en el municipio. No era la primera vez que recibía las amenazas. El 26 de mayo, hombres que se hicieron pasar por integrantes del grupo 'águilas Negras', le advirtieron que las denuncias que había hecho en el mismo sentido durante un consejo comunitario con el presidente Álvaro Uribe, podrían costarle la vida. Pero Cueto no ha declinado su aspiración a pesar de la zozobra y el miedo que rondan en el municipio, marcado por la violencia y la influencia de grupos paramilitares.

En Cereté, el problema no son las amenazas, sino las suspicacias que despiertan los cuadros electorales que se están organizando. Caciques electorales comprometidos con la parapolítica están armando sus tinglados con  familiares, para asegurarse la torta de la Gobernación y de algunas alcaldías, todo con la bendición de los jefes paramilitares recluidos en Itagüi.

Por ejemplo, Alfonso de la Espriella, hermano del senador Miguel de la Espriella, a quien en días pasados Salvatore Mancuso calificó como el principal aliado político de su organización, aspira a la Alcaldía de Cereté por el movimiento Colombia Democrática del senador Mario Uribe. Fuentes consultadas por CAMBIO en Montería aseguran que aunque el senador De la Espriella está recluido en La Picota, no piensa renunciar a la cauda política que construyó en su departamento de la mano de jefes paramilitares y que por medio de su hermano aspira a mantenerla.

Por el lado de de Montería, las miradas apuntan hacia Marcos Daniel Pineda, candidato del Partido Conservador, quien ha hecho política de la mano de su madre, Nora García. Esta espera ocupar la curul del representante José de los Santos Negrete, detenido en el proceso de la parapolítica. "Esa curul está manchada -le dijo a CAMBIO un dirigente político de Córdoba-.  La señora Nora y su hijo han hecho política con José de los Santos Negrete, vinculado en procesos con grupos paramilitares, y ahora piensan montarse en la Alcaldía de la capital".

Y en cuanto a la Gobernación, el liberal Johny Besaile aspira al cargo, impulsado por su hermano Musa Besaile Fayad, cuestionado por el manejo de los recursos de la salud en su departamento e indagado por la Corte Suprema de Justicia por presuntos vínculos con grupos  de autodefensas. Los mismos con los mismas.

SUCRE: LA APLANADORA GARCÍA

Están detenidos desde hace varios meses por sus nexos con los paramilitares, pero siguen manejando desde la cárcel los hilos de la política en el departamento. Son el senador Álvaro García Romero y el representante Eric Morris Taboada. Dirigentes políticos de todos los partidos  consultados por CAMBIO coinciden en que el poder político y administrativo de García Romero y Morris Taboada sigue intacto no solo en la Gobernación sino en las alcaldías de Sincelejo y una veintena de municipios.  

Para la Gobernación, García Romero está promoviendo tres candidatos. El más cercano es Jorge, El Tuto, Barraza, quien fue su segundo renglón en el Senado. También figura el empresario Alberto Támara y el abogado Rafael Moreno.

Para hacerles frente a las fichas de los dos políticos presos, los liberales, divididos en dos grupos, tienen hoy dos candidatos. El grupo del senador Antonio Guerra de la Espriella apoya el nombre de su tío, el ex congresista Julio César Guerra Tulena, y el grupo del representante Gabriel Antonio Espinosa respalda la candidatura del ex gobernador Édgar Martínez Romero.

Como el Partido no va a hacer consulta para escoger candidato único, será el jefe de la colectividad, César Gaviria, quien decida a cuál de los dos le da el aval y con qué grupo o movimiento autoriza una colación y Cambio Radical, del senador Germán Vargas Lleras.

Para la Alcaldía de Sincelejo, el nombre de Jesús Paternina parece imbatible. Ficha del ex representante Éric Morris Taboada, su candidatura la apoyan 15 de los 18 concejales de la capital sucreña.  Los demás partidos intentan hacer frente común para enfrentarle un candidato de peso, pero éste no se vislumbra.

Así las cosas, parece claro que la maquinaria de García Romero y Morris Taboada seguirá funcionando como una aplacadora frente a la cual es difícil competir. Es tanta la influencia de García, que todas las semanas recibe en La Picota a dirigentes regionales que hacen fila para recibir su visto bueno e instrucciones sobre cómo mantener y consolidar la burocracia en el departamento...

ANTIOQUIA: A LA FIJA

Con la alianza que hicieron Luis Alfredo Ramos para la Gobernación y Luis Pérez Gutiérrez para la Alcaldía de Medellín, no parece haber mucho juego político en Antioquia. Y aunque los dos dirigentes han sido mencionados en el escándalo de la parapolítica, hasta sus contradictores aseguran que los cargos en su contra son débiles.

Aparte de Bello, donde grupos de retaguardia de las Auc asesinaron a una dirigente del Polo Democrático y prohibieron hacer proselitismo a los seguidores del senador Gustavo Petro, las otras fuerzas políticas coinciden en afirmar que los poderosos y desmovilizados jefes paramilitares, Don Berna, Cuco Vanoy, El Alemán y Macaco, conservan intacta su influencia pero no han decidido, al menos de frente, a cuáles candidatos van apoyar . 

No obstante, como le dijo a CAMBIO un congresista antioqueño, tarde o temprano lo harán porque a través de sus ONG están haciendo política activa. "Eso se puede apreciar cuando movilizan a cientos de personas para que los aplaudan mientras rinden sus versiones ante la Fiscalía", afirmó el parlamentario.

El rápido vistazo a departamentos de clara influencia paramilitar deja un sabor amargo. Los reyes, desde la cárcel, mueven los peones del ajedrez político. En muchas regiones no hay garantías para el libre ejercicio del voto y todo indica que el proceso con las Auc no ha desactivado las redes mafiosas y que la política seguirá interferida por su poder. Sólo un proceso de resistencia civil en las urnas podría fracturar el pernicioso poder de los violentos que pretende perpetuarse.

INFLUENCIA FELINA

En marzo pasado, CAMBIO reveló que a la cárcel de Barranquilla, donde se encontraba detenida por lavado de activos la empresaria del chance Enilce López, La Gata, acudían buena parte de los candidatos a la Gobernación y la alcaldía de Bolívar, y que desde allí ella estaba definiendo el derrotero político del departamento.  "Ella quiere ahora volar más alto y no sólo mantener a su hijo en la Cámara, sino asegurarse la Gobernación de Bolívar", le dijo a CAMBIO un político de la región.

Sus dos pupilos para la Gobernación, que adjudica el negocio del chance, pertenecen al Partido Conservador: los ex congresistas Luis Gutiérrez Gómez  y Jesús Puello Chamié. Sus nombres serán sometidos a una consulta interna de la cual saldrá el candidato único. En los círculos políticos de Cartagena dan como hecho que Puello Chamié obtendrá el respaldo mayoritario, gracias a su cercanía con la empresaria La Gata, a quien muchos califican como su madrina política.