Archivo

Familias separadas por la violencia se reunieron por inauguración de dos colegios en Bogotá

Se trata de los familiares de Alfonso Reyes Echandía, magistrado muerto en la toma del Palacio de Justicia por el M-19, y los de Carlos Pizarro Leóngómez, dirigente de ese movimiento.

21 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Se encontraron porque la Administración decidió bautizar a dos colegios nuevos de la localidad de Bosa, en el sur de la ciudad, con los nombres de los dos personajes.

La cita fue temprano. Se vieron en las instalaciones del colegio Alfonso Reyes Echandía, que costó de 11.415 millones de pesos y tiene capacidad para 3.620 alumnos en dos jornadas.

Allí, Alfonso Reyes Alvarado, hijo de Alfonso Reyes Echandía, hizo muchas reflexiones sobre la paz y la reconciliación.

Y en su corto discurso resumió la vida de los dos personajes: "Tal vez, en el imaginario colectivo puedan ser vistos como antagónicos, pero sus vidas, con su muerte, convergieron al señalar la futilidad de la violencia".

Luego, cuando Antonio Navarro Wolff, ex integrante del M-19 y aspirante a la Alcaldía de Pasto, habló de la importancia de nombrar a dos colegios con los nombres de estos personajes para buscar la reconciliación, estrechó la mano de Reyes Alvarado.

Los alumnos miraban y guardaban silencio. Tal vez en sus clases han oído los nombres de los dos personajes. A lo mejor saben que el uno murió cuando el M-19 se tomó del Palacio de Justicia. Y que el otro fue asesinado en un avión en pleno vuelo.

Pero no sintieron lo que Nina Pizarro Leongómez, hermana de Pizarro, sintió ayer: "La necesidad de pedirles perdón de corazón a los familiares de todos los muertos del Palacio de Justicia: tanto de los magistrados como los compañeros del M-19, porque en ese momento todos pensaban que la toma iba a ser de otra manera", dijo.

Después, todos se fueron al colegio Carlos Pizarro Leongómez, cuya construcción costó 10.595 millones de pesos y en el que también estudian 3.620 alumnos.

Margoth de Pizarro, mamá de Pizarro, se decidió a hablar. Pero le pudo la emoción y fue sustituida por su nieta María del Mar Pizarro, de 21 años, hija del ex líder.

Para la joven, que un colegio lleve el nombre de su papá es "tener su pensamiento vivo en la educación, en lo que él hubiera hecho si estuviera vivo: fomentarla".

En ambos planteles, los alumnos llevaron a los invitados a recorrer los colegios. Les mostraron sus salones dotados, los laboratorios, la biblioteca y las áreas verdes.

El alcalde Luis Eduardo Garzón y el secretario de Educación, Abel Rodríguez, les recordaron a los rectores de los dos colegios que debían perpetuar la memoria de Alfonso Reyes Echandía y Carlos Pizarro Leongómez entre los alumnos. Y también, dar ejemplo de convivencia, no importa qué tan distantes estén los pensamientos de unos y de otros. 

Hoy se inaugura el colegio Delia Zapata

Para el secretario de Educación, Abel Rodríguez Céspedes, llamar a estos colegios con los nombres de Alfonso Reyes Echandía y Carlos Pizarro Leongómez, responde "no solo a un homenaje a dos víctimas de la violencia y el conflicto, sino una forma de producir hechos de reconciliación y reencuentro entre los colombianos. Esperamos que de alguna manera esto contribuya al logro de la paz".

Y hoy, a las 7 p.m., se inaugurará otro de los nuevos colegios de la ciudad. Se trata del Delia Zapata Olivella, en la localidad de Suba.
En el acto de entrega cantará María Mulata, grupo ganador de la Gaviota de Plata en el Festival de Viña del Mar.

Además, estarán los familiares de la folcloróloga fallecida.