Archivo

Explosiones en Espinal y Purificación dejaron una persona muerta y dos heridas

El artefacto que estalló en el centro del Espinal fue recogido en la calle por un reciclador de 71 años, llamado Ricardo Núñez. Este, sin saber de qué se trataba, lo transportaba en su carretilla.

21 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La explosión ocurrió el miercoles pasado en la carrera Quinta entre calles 15 y 16 y dejó heridas a Fanny Alturo Carvajal, de 47 años, y a Elvira Carvajal, de 71, esposa y suegra, respectivamente, del capitán Alfonso Cardozo, comandante del Cuerpo de Bomberos en Espinal.

Segundos después de la explosión, la sirena de los bomberos sonó. A las 12:40 del mediodía una máquina salió a atender el caso. Cardozo almorzaba cerca de la entidad de socorro.

"No le presté mucha atención a la sirena, pero cinco minutos después me comuniqué con los colegas. Me dijeron que había tres heridos, y que dos de ellos eran mi esposa y mi suegra", dice el bombero.

Cuando llegó al Hospital San Rafael encontró mal de salud a su suegra. "Mi esposa tenía esquirlas en la espalda. Lo de mi suegra fue grave porque los dedos de una de sus manos quedaron a punto de desprenderse", dice Cardozo.

Ese mismo día, la madre y su hija fueron intervenidas quirúrigicante y están recuperadas.

El reciclador sufrió múltiples heridas y falleció cuando era atendido en el Hospital San Rafael, en Espinal.

Granada en Purificación

Guerrilleros del frente 25 de las Farc serían los autores del atentado contra el Supermercado La Gran Feria, en Purificación. Así lo revelan las investigaciones de la Policía en ese municipio del sur.

La acción armada ocurrió la noche del martes en la carrera Quinta, con calle Sexta, del barrio El Puerto.

Dos hombres movilizados en motocicleta lanzaron una granada que al estallar causó daños en la infraestructura del negocio y en gran parte de la mercancía.

La Policía verifica información sobre supuestas llamadas y mensajes extorsivos de la guerrilla para presionar el pago de sumas de dinero y si hay relación con un artefacto que dejaron en el interior de un bus en la vía a Dolores.