Archivo

Lluvia de malas costumbres en la etiqueta

A lo largo de la historia, los comportamientos frecuentes han determinado normas, y esta es sin duda una de las razones por las cuales las disciplinas se van ajustando.

21 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Sin embargo, algunas veces, así se quieran imponer ciertas costumbres, jamás se les da cabida por considerarlas de mal gusto.

Es el caso de los sobres con dinero en vez de regalos, que se envían con las invitaciones. Se reciben inclusive en el caso de bautizos, lo cual es exagerado.

Esta práctica se ha extendido por varios países de Latinoamérica.
Pero el que algunos la consideren una buena idea, ya que ayuda a los gastos de las personas que deciden adoptarla, no la exime de que sea de mal gusto.

Una invitación se hace cuando se puede, razón por la cual, al tomarse la decisión, se contempla la parte económica y, en ningún caso, los invitados deben cargar con gatos, ya que se considera un honor o privilegio ser escogido.

Si se pretende recibir dinero a cambio, eso solo se les puede sugerir a las personas más cercanas, y en caso de que pregunten; de lo contrario, no.

Se convida porque se desea compartir la ocasión con determinadas personas sin esperar nada a cambio.

Inclusive, el invitado tiene la libertad de elegir si asiste o declina, y sucede lo mismo con el regalo.

En respuesta al privilegio, los convidados se preparan para la ocasión y, si es el caso y lo desean, compran un regalo, lo que de ninguna manera es una obligación. Más bien, una sorpresa.

Los obsequios son voluntarios; se han establecido por costumbre y nunca por imposición.

Este tema permite mencionar la costumbre de incluir en las invitaciones a los matrimonios la fecha y la dirección para enviar los regalos, lo que termina siendo otra fiesta o celebración y otra obligación para los invitados.

De esta manera, se convertirán una vez más en víctimas económicas.

Tampoco está bien incluir la lista de los almacenes en los que la pareja ha escogido los regalos: si los invitados desean información al respecto, contactarán a los anfitriones al tiempo que confirman o no su asistencia.

Vale la pena pensar que los allegados a la pareja de por sí incurren en una serie de gastos imprescindibles, como los relativos a su arreglo personal, los presentes que deben llevar a los <CF101>showers</CF> y el transporte.

Así que ¿por qué obligarlos a que incluyan dinero en efectivo que de por sí no puede darse en poca cantidad para evitar ser mal catalogados?

En ningún tipo de invitación hay que incluir un sobre para recibir dinero y no existe existe razón alguna que lo justifique. 

DIANA NEIRA
CONSULTORA DE IMAGEN.

ENVÍE SUS PREGUNTAS, INQUIETUDES Y COMENTARIOS RELACIONADOS CON ETIQUETA, PROTOCOLO E IMAGEN AL CORREO SUSOMBRA@GMAIL.COM, AL FAX 4104730 O A LA AVENIDA ELDORADO NO. 59-70, REDACCIÓN.