Archivo

Cónsul de Colombia en Barquisimeto (Venezuela) es destituido de cargo de alcalde de Valledupar

Por irregularidades en el contrato para la construcción de un colegio en el 2001, la Procuraduría acaba de destituir a Elías Ochoa Daza, alcalde de esa ciudad en ese entonces.

20 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Ochoa Daza es hoy el cónsul de Colombia en Barquisimeto y uno de los testigos en el caso del secuestro de su hermano Víctor Ochoa Daza, por el cual están procesados los dirigentes cesarenses Álvaro Araújo Noguera y su hijo Álvaro Araújo Castro, detenido hoy por el caso de la parapolítica.

La sanción impuesta hoy a Ochoa Daza, que puede ser apelada ante la Procuraduría, también contempla una inhabilidad de tres años para ejercer cargos públicos.

Los hechos que investigó la Procuraduría se remontan al 4 de febrero, cuando la Alcaldía de Valledupar adjudicó la licitación pública para la edificación de un plantel educativo en el sur de la ciudad a Alfonso Monsalvo Riveira, por 464 millones de pesos.

Según la investigación, el contratista comenzó a atrasarse en los trabajos, lo que fue informado por el interventor a la Alcaldía con el fin de que se tomaran las medidas del caso.

Después de decenas de comunicaciones donde daba cuenta del atraso de la obra, en el 2001 el interventor le comunicó al contratista que definitivamente había incumplido con el contrato. La situación también fue dada a conocer al Alcalde.

En concepto de la Procuraduría, Ochoa Daza, en su condición de Alcalde del municipio de Valledupar, no exigió la ejecución idónea y oportuna del contrato, falta que calificó de gravísima y por la que ordenó su destitución.

El Ministerio Público considera que el contrato debió ejecutarse en 210 días calendario, pero solo se realizó parcialmente en dos años y que además se le reconocieron al contratista unos reajustes de 24,6 millones de pesos, sin que tuviera derecho a ellos.