Archivo

Por divertido que le parezca, eructar no es agradecer

Por normal que sea eructar es mejor no hacerlo en público por que seguro no lo vuelven a invitar. Mejor lea lo siguiente:

19 de junio 2007 , 12:00 a.m.

Aprenda. Eructar es expulsar aire por la boca, empujado por la presión aumentada del estómago o por el deterioro de la válvula que lo cierra. También puede ser por aumento de gas producido por bacterias, porque los alimentos duran mucho tiempo en el estómago o simplemente porque usted traga aire que da miedo. Aerofagia se llama esto último. ¡Ah! También porque a usted le parece divertido.

Aguántese. Estudios de gente seria dicen que hay personas que eructan por costumbre. De manera inconsciente van forzando el aire a salir. Son los eructadores crónicos. Si es uno de esos, empiece por aceptarlo y siempre que termine de comer haga conciencia y reprímase de hacerlo. No es fácil, pero se puede.

Coma callado. Las mamás tienen razón cuando sentencian: "No hable con la boca llena". Además de ser poco agradable se llena la panza de aire y tenga: ¡A eructar se dijo! Tampoco exagere, charle pero poquito. ¿Se imagina un almuerzo de políticos?

Despacio. Si come tan veloz como si le fueran a quitar, también consume cantidades exageradas de aire. De igual forma, al llenar rápido el estomago se acelera el proceso de digestión y se produce mucho gas en poco tiempo. Deje el afán. Disfrute lo que come y mastique bien.

Tranquilito. La ansiedad, la tensión emocional y las preocupaciones aceleran la respiración y parte del aire va al estómago. Eso aumenta la presión abdominal y hace que acompase la angustia con eructos. Así que tranquilícese, inhale profundo y al mal que no tiene cura...

Mérmele. El consumo regular de algunas sustancias y alimentos aumenta el gas en las vías digestivas. Así que bájele o evite cigarrillo, gaseosa, cerveza, chicle, crema batida, helados, suflés y mantequilla. Ojo, la idea es que sea moderado. O consúmalos solito.

Por último. Recuerde que el médico existe; si hay otros síntomas no se automedique. Evite el uso de pitillos. No se acueste recién comido y entienda que su ruido puede molestar.

CARLOS F. FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO