Archivo

En foco / Queremos un Tolima hidroenergético

Álvaro Montoya

19 de junio 2007 , 12:00 a.m.
Isagen e ISA son un activo estratégico para Colombia, como lo es Hidroprado para el Tolima. Sin embargo, se venderán ISA e Isagen y la Gobernación del Tolima comprará la Central Hidroeléctrica del Río Prado.

El negocio de la energía, aunque regulado por el Estado, está en su mejor momento y brinda nuevas oportunidades para los generadores y comercializadores, grandes consumidores y sector industrial.

Por ello, nuevos inversionistas nacionales e internacionales se vienen interesando en participar directamente en un mercado que necesita crecer al siete por ciento anual.

El 16 por ciento de la capacidad total del Sistema Interconectado Nacional, lo tiene Isagen con una capacidad instalada de 2.200 MW. Así las cosas, es realmente importante y fundamental el manejo de los recursos energéticos del país, que tiene una producción de energía de 13.700 MW.

El gobierno colombiano debe procurar y promover las construcciones de nuevas centrales de generación de energía en su territorio o interconectarse con otros países como los centroamericanos para comprar y suplir sus requerimientos futuros y a corto plazo. Debe facilitar que departamentos como el Tolima desarrollen todo el potencial hidroenergético que poseen.

Con la venta del 25 por ciento de Isagen, sin contar con el 19,22 por ciento que se viene adelantando en acciones privilegiadas, El Ministro Zuluaga espera obtener 750 mil millones de pesos y prepagar parte de la deuda externa.

La verdad parece que no es mucha plata y que su impacto no justificara salir de tan importante empresa, porque el Estado deja de percibir jugosos recursos producto de los dividendos que genera ese sector. Ni hablar de ISA y del cuantioso valor de sus permanentes aportes que contribuyen a compensar el exceso del gasto público en el orden central

Para el Tolima es fundamental adquirir Hidroprado e incorporar unos 5.000 millones de pesos de utilidades al presupuesto anual, que seguro facilitaría la gratuidad en la educación primaria y básica secundaria en todo el departamento. Los diputados son convencidos del tema.

Hidroprado es fundamental para los tolimenses. Si es repotenciada no solo mejoraríamos su capacidad instalada, sino que además, ampliaríamos la vida útil a por lo menos 70 años, si no es más.

Ahora bien, allí no está lo más importante del asunto. La oportunidad histórica para el Tolima está en posicionarse como Cluster Regional Energético, aprovechando todas sus potencialidades y desarrollando macroproyectos hidroeléctricos como el del Río Amoyá que hoy tiene archivado Isagen.

Si el señor Gobernador se la juega, solicitando como propio y antes de la venta de Isagen, el derecho de desarrollar el Proyecto Hidroenergético del Río Amoyá, le estaría entregando al Tolima una flecha y un arco para apuntarle exitosamente a un sector, que seguro traería las mayores inversiones, regalías, empleo, crecimiento y desarrollo.

Hidroprado, Amoyá, Ambeima, Chilí y cerca de diez proyectos más, traerían un futuro inimaginable para nuestra región, cuando parte de sus utilidades sean invertidas en la conservación de las cuencas y del bienestar de las comunidades directamente involucradas. Queremos ver un Tolima hidroenergético y punto.
Presidente Arco