Archivo

Compañía internacional cobrará deudas que Central de Inversiones (Cisa) no ha podido recuperar

Se trata de la firma Colombian Capital Recovery Group y estará tras las deudas que empresas y familias no pudieron seguir pagándoles a los bancos en la pasada crisis financiera de finales de los 90.

18 de junio 2007 , 12:00 a.m.

El consorcio, experto en recaudar cartera perdida, está integrado por AIG Global Investment Corp, Carval Investors, la IFC, brazo financiero del Banco Mundial, y por Colombia Covinoc, todas entidades que tienen amplia experiencia y, como dicen los nuevos dueños, saben 'sacar valor debajo de las piedras'.

Podría asegurarse que son unos 'super chepitos' provistos de alta tecnología y especializados en gestión de cobranza persuasiva. Ellos se ganaron el viernes pasado la subasta pública de los activos improductivos (cartera siniestrada) que dejó la pasada crisis financiera en manos de Cisa, filial de Fogafín.

Este grupo con capital de mayoría internacional ofreció pagar casi 600.000 millones de pesos, por un paquete de 186.000 obligaciones (créditos) y 4.200 inmuebles, sobre los cuales Fogafín y Cisa pensaban que podían recibir hasta 319.500 millones de pesos.

Colombian Capital Recovery Group adquirió un portafolio conformado por seis paquetes, cinco de créditos y uno de inmuebles, los cuales se constituyen en el remanente de activos improductivos que durante la pasada crisis financiera fueron trasladados a Cisa para su saneamiento y recuperación.

Hay deudas de toda naturaleza: desde vivienda, pasando por consumo, sobregiros, tarjetas de crédito y hasta deudas empresariales; toda la cartera improductiva que pertenecía a entidades estatales entre ellas, el Banco Central Hipotecario (BCH), Bancafé, la Caja Agraria, el Banco del Estado y el Instituto de Fomento Industrial (IFI). El 47 por ciento de estas obligaciones tiene garantía y en general las deudas tienen en promedio un vencimiento de cinco años.

En los inmuebles hay lotes, apartamentos, casas, fincas, oficinas y bodegas.

Mientras se produce la entrega de los pagarés a los nuevos dueños, Cisa seguirá aplicando sus políticas y acuerdos de pago que tenía diseñados, afirmó Lía Heena, presidenta de la Central de Inversiones. Los acuerdos de pago hechos hasta la fecha se respetarán y por unas semanas más seguirán recibiendo daciones en pago.

Luego, a partir del 6 de julio los nuevos dueños serán los que impongan las condiciones de pago a los deudores.

Cabe resaltar que de las 186.000 obligaciones pendientes, hay 64.000 que están en los juzgados en procesos de cobranzas. Estos procesos seguirán, pero se cede la posesión del acreedor. Los procesos ejecutivos en su gran mayoría se desarrollan en los casos donde hay garantía. Cisa en sus siete años logró recaudar en efectivo cerca de tres billones de pesos en su gestión de cobro.

Etapa final de la crisis financiera

Con la venta de los activos improductivos de la Central de Inversiones (Cisa) se cierra la etapa de la crisis financiera del 99, según Andrés Flórez, director del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín).

En su momento, atender la crisis (a través de los diferentes esquemas que se diseñaron) demandó recursos por 15 billones de pesos.

Esta suma, afirma Flórez, se ha recuperado en casi su totalidad. Con cierre al año 2006, el costo neto de la crisis financiera para el país se estima en poco menos de 1,2 por ciento del PIB (sin incluir la operación del viernes pasado de venta de los activos improductivos de Cisa).

Según el director de Fogafín, el costo de la crisis en Colombia fue notablemente inferior a lo presentado en otros países, donde ha ascendido hasta 6 puntos del PIB.

Dicen que serán amigables

Habla José Luis Lascurain, vicepresidente de Capital Recovery Group:

¿El consorcio que constituyeron tiene experiencia en este negocio?

"Tenemos una operación muy grande en todo el mundo comprando activos siniestrados y manejándolos.

Lo que hacemos para entrar en estas operaciones es que buscamos socios buenos y aplicamos las estrategias a nivel mundial para maximizar el valor del portafolio.

Tenemos años de experiencia combinada en Asia, Europa y América Latina".

¿Comprar cartera casi irrecuperable es un buen negocio?

"Sí, es un buen negocio para todos. En este caso en particular ganamos todos. Ayudamos a la gente a recuperar su poder adquisitivo, al comprador a limpiar su balance y por ahí derehco fomentamos la inversión.

Para determinar el precio que estuvimos dispuestos a pagar por los activos de la Central de Inversiones en Colombia hicimos un diligencia a fondo y como decimos se buscó valor debajo de las piedras".

¿Qué sigue y qué pueden esperar los deudores con ustedes al frente?

"Bueno, lo que sigue ahora es ponernos a trabajar este portafolio que adquirimos.

Los titulares de estas 186.000 obligaciones pueden esperar que tendremos con ellos un manejo muy amigable, muy profesional y que estaremos muy abiertos a una negociación muy directa con ellos.

Creo que será un proceso muy beneficioso para todas las partes. Tenemos una estrategia ya bien planeada que por ahora es confidencial".