Archivo

En el Vaupés se levanta la primera hidroeléctrica en medio de la selva

El proyecto pretende mejorar la calidad de vida de los habitantes de Mitú, la capital del departamento, que tiene energía parcial gracias a 5 plantas eléctricas que proveen la luz 8 horas diarias.

17 de junio 2007 , 12:00 a.m.

En la obra se emplea la mano de obra de 93 indígenas, que trabajan a 30 grados de temperatura en la sombra.

EL TIEMPO encontró a 30 'blancos', incluido el ingeniero Darío Restrepo Ángel, coordinador de la obra, al lado de los indígenas que ven con asombro el enorme hueco que han cavado a un costado del río Vaupés.

"Cuando se mira desde aquí (en el borde de la construcción), se aterra de lo que ya hemos hecho", dice uno de los nativos que está concentrado con sus otros 92 compañeros en un campamento que la Gestión Energética S.A., Gensa, construyó.

Este proyecto, que tiene una inversión de más de 56 mil millones de pesos y que se logró con la gestión de la Gobernación del Vaupés y el Ejército, pretende llevar desarrollo a esta zona del país, donde la gasolina y los habitantes solo pueden llegar en avión, tres veces a la semana.

Pero las cosas no han sido fáciles para darle luz a una parte del Vaupés (el 80 por ciento del departamento es selva virgen o habitada por comunidades indígenas).

El proyecto, que arrancó hace 11 años, tuvo que ser suspendido forzosamente el primero de noviembre de 1998, con la toma de las Farc a Mitú. La guerrilla saboteó varias veces la construcción y amenazó a los trabajadores.

Sin embargo, en el 2006, el Ejército se comprometió a ubicar un batallón para darle seguridad a la obra.

Pero surgió otro problema: la dificultad con las autoridades ambientales que alegaron un daño ecológico a la reserva forestal de la Amazonia.

Este año se han pactado varios acuerdos para que el impacto ambiental sea mínimo y hay un compromiso por parte de Gensa y el Ejército de preservar el ecosistema.

Los materiales y la selva

Otro inconveniente ha sido el traslado de los materiales para levantar el muro en concreto que soportará la pequeña represa, alimentada del río Vaupés, que no tiene peces por los materiales ferrosos que cargan sus aguas.

Para llegar a la Central Hidroeléctrica del Vaupés (PCH), hay que adentrarse en la selva por una trocha de 35 kilómetros. Allí, los soldados del Batallón de Contraguerrillas No.38 custodian el camino y, paradójicamente, su peor enemigo es la misma vegetación.

Con las constantes lluvias, los árboles, de más de 30 metros de altura, se desprenden de raíz. Cuando este diario hacía el reportaje, uno de los árboles cayó encima de dos militares y los dejó gravemente heridos.

A estas adversidades se suma el transporte del material.

"El proyecto es muy complejo. Si se nos llega a perder un tornillo, hay que encargarlo de Bogotá. La maquinaria es muy pesada y ha tocado traerla por partes", señala el ingeniero Restrepo, un manizalita que sueña con ver la hidroeléctrica funcionando a mediados del próximo año.

La Fuerza Aérea también ha contribuido con el ingreso de materiales. Han entrado mil toneladas de hierro y en las próximas semanas llegará en un avión Hércules una retroescavadora.

"Esta obra, sin lugar a dudas, mejorará la calidad de vida de los habitantes", agrega Restrepo.

Minambiente anuncia visita

Ambientalistas han manifestado su preocupación por el megaproyecto de la hidroeléctrica del Vaupés por estar en una importante reserva forestal del país.

José Ballesteros, miembro de la ONG Verde Nativo, que trabaja en la Amazonia, señala que el impacto ambiental se ve reflejado en la tala de bosques que se ha hecho con la construcción.

Sobre estas inquietudes, el ministro de Ambiente, Juan Lozano, aseguró que la licencia fue expedida en 1998 y "hace mucho tiempo el expediente está en la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y Oriente Amazónico (CDA)".

Lozano agregó que el martes oficiará a la Corporación para que se haga una visita con el fin de establecer si se está cumpliendo con las exigencias que se hicieron en su momento. "En caso de que se presenten violaciones, procedería, incluso, una suspensión", dijo.

JINETH BEDOYA LIMA
ENVIADA ESPECIAL DE EL TIEMPO
SELVAS DEL VAUPÉS