Archivo

Censuran a 'Piratas del Caribe'

La tercera parte de la saga de la película, protagonizada por Johnny Depp, ha sido recortada por dar a conocer 'una imagen distorsionada de la nación', según las autoridades de ese país.

15 de junio 2007 , 12:00 a.m.

La tercera entrega de la serie cinematográfica Piratas del Caribe, en el fin del mundo (Pirates of the Caribbean: At World's End) estrenada en China esta semana, fue censurada por las autoridades de ese país por "envilecer y desfigurar la imagen de los chinos".

Hasta ahora solo se conocían las explicaciones de la China Film Group Corporation, única empresa estatal autorizada a importar las 20 películas extranjeras que Pekín aprueba cada año, que primero negó la censura y luego dijo que afectaba a escenas con "demasiada violencia y horror". Los cortes, que hacen difícil seguir la trama, afectan, sobre todo, a las apariciones del actor nacido en Hong Kong, Chow Yun-fat, que interpreta a un pirata de Singapur.

Los 20 minutos que Chow aparece en la cinta original quedan reducidos a la mitad, en la versión distribuida en ese país y la mayor escena censurada es la que introduce a su personaje, el pirata Sao Feng, recitándole un poema clásico chino, en cantonés, a la protagonista encarnada por Keira Knightley.

También fue eliminado el momento en el que Chow dice: "Bienvenidos a Singapur", porque la muestra como una tierra de piratas, cuando durante siglos fue una isla habitada por pescadores, lo que según la prensa china ya provocó protestas en la ciudad.

Los cortes de la película se llevaron a cabo siguiendo las "normas relevantes de censura cinematográfica" y teniendo en cuenta "las condiciones actuales de China", explicó Zhang Pimin, el subjefe de la oficina para el cine de la Administración Estatal para la Radio, el Cine y la Televisión China.

Según Zhang, esos cortes "no deterioran ni la continuidad del argumento ni la imagen de los personajes", aunque se negó a dar más explicaciones sobre los motivos de la polémica censura.

Las autoridades insisten en que, pese a la censura, la película fue bien recibida en China, pues en su estreno se consiguieron 1,18 millones de yuanes de taquilla (116.245 euros o 154.707 dólares).

SHANGHAI (Efe)